Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Bienvenidos a la casa de muñecas

Bienvenidos a la casa de muñecas

Cuando se oye a la gente decir y repetir eso de “ojalá volviera a ser pequeño”, “cuando era pequeño todo era más fácil” o “de pequeño no tenía problemas” no se puede hacer más que deducir que son frases dichas bajo algún tipo de desesperación adulta y pronunciadas sin pensar demasiado. Cuando se es niño los problemas son muy diferentes claro está, pero eso no quiere decir que no los haya. Y eso lo sabe Todd Solondz y así lo refleja en su película Bienvenido a la casa de muñecas.

Conocida es la habilidad que el director tiene manejando el humor negro y buenos ejemplos los podemos encontrar en otras de sus películas como son Happiness, Palíndromos o Cosas que no se olvidan.

Bienvenido a la casa de muñecas - Crítica pelicula

Con Bienvenido a la casa de muñecas, su segundo largometraje, la cosa no iba a ser diferente y en ella construye una humillante historia alrededor de una desafortunada joven, Down (Heather Matarazzo) cuyo nombre ya hace presagiar lo peor, quien empezando el nuevo curso en el colegio resulta ser el blanco de los abusos de sus compañeros.

Insultos, degradaciones, desprecios y mortificaciones son sólo algunos de los sentimientos que el director nos hace sentir mostrándonos el día a día de Down pero como siempre, revestido de un modo tal que no parece que en realidad lo que estemos viendo sea tan duro.

Bienvenido a la casa de muñecas de Todd Solondz

Con un corte más bien acercándose al clásico y unos ambientes en absoluto humildes, cosa que podría erróneamente parecer necesaria para acompañar convenientemente a la desgraciada protagonista, se recrea una dulzura que recubre la aspereza que surge de las paredes del colegio al que acude la niña. Una melosidad que disimula la amenaza que se esconde en los baños o en cualquier esquina del edificio. Suaviza los golpes que puedan surgir de cualquiera de las taquillas en el momento menos pensado. Solondz se encarga, mediante una apabullante simplicidad, de dejar bien claro que no va a dar ni un respiro a Down, ningún espacio de relajación. Incluso su hogar resulta ser hostil. La ley del más fuerte se ejerce en cualquier ambiente. Los verdugos son a su vez víctimas y las víctimas se convierten en verdugos de personas que por difícil que parezca pueden ser aún más débiles que ellos.

Bienvenido a la casa de muñecas protagonizada por  Heather Matarazzo

Un modo de narrar el del director que, al fin y al cabo, resulta más punzante que cualquier drama convencional ya que en más de una ocasión se nos escapa una sonrisa, incluso una carcajada que de repente se ve interrumpida por un pensamiento de reprobación que nos hace recapacitar sobre cual es el objeto real de esa risa. Un objeto cruel y vejatorio que vive latente bajo la apacible capa, en apariencia, de ser sólo un niño.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos