Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Caza mayor

Crítica pelicula Caza mayor (Big game)

En Finlandia para no ser menos que los demás también hacen “mierdipelis

En Big game (Caza mayor), Oskari cumple 13 años y se tiene que enfrentar a un ritual de caza que se les impone a todos los hombres de su aldea, un ataque terrorista contra el presidente de los Estados Unidos estrella su avión en el mismo bosque y Oskari tendrá que salvar al presidente de los terroristas que lo buscan.

Esta es una “mierdipeli” de esas que quiere ir de acción pero que acaba siendo una comedia sin gracia y que se queda corta para ser una parodia, a no ser que se quieran parodiar a ellos mismos, que lo han conseguido.

A ver como explican que un niño que no puede ni tensar un arco, ni casi abrir los ojos (parece que esté durmiendo toda la película), luche contra unos terroristas que tienen unos misilacos como mi cabeza de grandes, todo tipo de metralletas y que en vez de meterle un tiro al chaval en cuanto lo ven le dicen que se vaya a su casa.

El malo de la película es malo de los de verdad, de esos que no paran de hablar y que dejan vivo a su víctima para que nosotros sepamos ya que a los dos minutos se va a escapar y no va a conseguir su objetivo. ¡Si eres malo como toca, mata a tu objetivo y vete a tu casa, burro!

A diferencia de otras “mierdipelis” aquí se han gastado la pasta en los efectos especiales, decorados y demás, salvo Samuel L Jackson, los demás actores a lo mejor ni han cobrado o les han pagado el salario mínimo de Finlandia.

Un punto a favor, todo hay que decirlo, es que por lo menos los Finlandeses han hecho una película fuera de lo común, dejando de lado los besitos y las historias tristes y aburridas de siempre.

Algo bueno

La escenografía y ambientación

Curiosidades

Padre e hijo de la película también lo son en la vida real.

Mi calificación

“Lo único que se caza aquí es un constipado”

¡Hasta la próxima, amiguitos!

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos