Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas El reino

Crítica de la película El Reino

Si en mi anterior reseña os hablé de Todos lo saben, la gran perdedora de los Premios Goya 2019, la de hoy está dedicada a la que fue sin duda la gran ganadora: El Reino, de Rodrigo Sorogoyen, que se alzó con los cabezones a Mejor Dirección, Mejor Guión Original, Mejor Música Original, Mejor Actor Protagonista, Mejor Actor de Reparto, Mejor Montaje y Mejor Sonido. Y en mi modesta opinión, si con ese full de ases no se llevó el de Mejor Película, es simplemente porque hubiera resultado algo incongruente teniendo en cuenta que Campeones había sido elegida para representar a España en la carrera a los Oscars.

El Reino - Filmfilicos Blog de cineEl Reino es un intenso thriller político cuya trama, desgraciadamente y dado el panorama español de los últimos años, bien podría considerarse como «inspirada en hechos reales»: Manuel López Vidal (Antonio de la Torre), es un alto cargo autonómico que junto a sus compañeros de partido se dedica a darse la gran vida a costa del dinero del contribuyente: mansión con piscina, yate, mariscadas a gogó y paseos en coche oficial. Vamos, lo que hacemos todos los currantes cada fin de semana. Sin embargo, tras verse implicado en una trama de corrupción se ve expuesto a la opinión pública y lo que es peor: es elegido como chivo expiatorio por su partido y los que hasta hacía poco consideraba sus amigos. Pero Manuel se empeña en no ser el único en caer y hará todo lo posible, y hasta lo imposible, por destapar la caja de los truenos…

Sorogoyen vuelve a demostrar en El Reino que es un gran director de actores. Si bien Antonio de la Torre es el protagonista indiscutible, el resto del elenco (entre los que cabe destacar a Josep María Pou, Nacho Fresneda o  un brillante Luis Zahera) le aguantan el pulso sin despeinarse, pasando de un registro distendido en los primeros minutos del filme a momentos de intensidad extrema. Barbara Lennie, como la periodista reina de un programa mañanero de televisión que busca dar la noticia que la proyecte a un periodismo de corte «serio», termina convirtiéndose, a pesar de sus escasas apariciones, en la gran contrincante de Antonio de la Torre. Y esto lo hace tanto a nivel actoral (robando escenas sin pestañear), como a nivel de los personajes que ambos representan, lo cual resulta en un paralelismo que en el caso de Sorogoyen no creo que haya ocurrido por casualidad.

El Reino - Filmfilicos Blog de cine

El ritmo de El Reino es rápido, frenético en muchas ocasiones, y el montaje desde luego ayuda a crear esta sensación de carrera hacia ninguna parte, como si lo importante fuera no quedarse quieto, no esperar a que las cosas pasen sino salir a buscarlas a pecho descubierto. Los pequeños giros de guión (algo previsibles si sois asiduos consumidores de thrillers), también contribuyen a alimentar esta avalancha de acción en la que Manuel se ve inmerso. Sin embargo, y a pesar del Goya a Mejor Música Original, debo decir que ésta me ha parecido machacona y más propia de una rave que de un filme de este corte, un recurso obvio que más que aportarme, tendía a sacarme de la película, pese a que entiendo que ha sido escogida por el director precisamente para crear una atmósfera salvaje y paranoide. Otro de los problemas que he tenido ha sido con la vocalización de algunos actores. Entiendo que a veces la frescura y la intensidad pueden afectar la dicción, pero debo confesar que hubo momentos en que tuve que parar el visionado y volver hacia atrás para tratar de entender alguna frase. En el cine, algo así me hubiera afectado bastante, para qué mentir…

Pero incluso con sus debilidades, El Reino es sin duda una gran película cuyas más de dos horas de metraje se pasan volando. Su director nos obliga a cuestionarnos hasta dónde alcanza la conciencia de cualquier persona normal. Hasta qué punto somos capaces de justificarnos. Qué límites somos capaces de traspasar sin que nos robe el sueño. Empezar pegando carteles y pensar que tienes derecho a tu trozo del pastel porque subir esa escalera te ha costado tiempo y dignidad. Que donde dije digo, digo Diego. La arrogancia de concebir la política como una forma de vida en lugar de como un servicio. Tras su visionado, no pude evitar quedarme un buen rato pensando en cuánto de verdad y cuánto de ficción encierra la historia de Manuel López Vidal, vicepresidente autonómico de esta España de pandereta…

Artículos similares
Estoy pensando en dejarlo - Crítica de la película

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.