Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas I am a Hero

I am a Hero - Crítica de la película

A la hora de pensar en el cine de terror procedente del continente asiático, lo normal es que a uno se le vengan a la cabeza imágenes de espíritus vengativos vestidos de blanco con una larga cabellera negra, que esta clase de seres malévolos aparezcan en los lugares más inesperados o centrándonos en Corea del Sur, algunas de las venganzas más crudas y sanguinarias. Sin embargo, hoy vengo a dejarme esos prejuicios en la puerta, ya que la película que vengo a comentar no se encasilla en ninguno de los subgéneros propios del cine asiático.

Basada en el manga homónimo, Hideo es un hombre cuya vida no podría ir peor. Se gana la vida como dibujante de manga aunque su objetivo es llegar a publicar su propia obra con éxito, algo que parece imposible. Por si eso fuera poco, su novia Tekko está harta de que él no tenga un trabajo mejor. Tras una fuerte discusión, Tekko echa a Hideo de casa justo cuando en todo el país se están produciendo miles de ataques violentos por parte de personas con una misteriosa enfermedad.

Siendo completamente sincera, después del buen sabor de boca que me dejó Train to Busan, tenía curiosidad por ver lo que podría salir sobre el subgénero de zombies/infectados por parte del mundo oriental. Y la verdad es que lo que he encontrado es todo lo que podía esperar de ella. No, no inventa la rueda, pero la cinta surcoreana tampoco lo hacía, simplemente son dos casos que saben muy bien como jugar sus cartas.

I am a Hero

Aclarar de antemano que no he leído el manga que adapta, así que el poder establecer una comparación entre las viñetas y la pantalla en esta ocasión no se va a dar. Pero no por ello las comparaciones con otras obras similares quedan excluidas, porque si hay que encontrar un referente sobre la trama del film japonés no es otro que la famosa The Walking Dead. A nivel argumental cumple con absolutamente todas las posibilidades que se pueden dar en una historia de esta calibre, pero la principal diferencia radica en el tono, capaz de mezclar la comedia más absurda y los pequeños momentos de drama.

La mezcla de tonos tampoco es ninguna novedad. Otras películas han intentado está fusión de tonos con mejor o peor resultado. Pero lo que hace destacar a esta cinta entre el resto es el entorno cultural. Si uno de pone a pensar, en la mayoría de estas historias ambientadas en el mundo occidental, los personajes suelen hasta arriba con armas de fuego sean soldados, agentes de la ley o simples ciudadanos. Pero en Japón el asunto cambia, ya que llevar un arma de fuego y mostrarla en público es algo que está muy regulado por la ley, por lo que no hay tanto caos con las balas y por otro lado da paso a maneras mucho más creativas de matar a los infectados.

I am a Hero

Pasando a la forma de los infectados, me ha llamado la atención como hay una gran variedad de infectados en todas sus fases. Con esto me refiero a que también por norma general estos seres putrefactos suelen tener un aspecto muy uniforme, y aquí se puede ver con claridad un infectado más reciente como a uno que ya lleva tiempo así. Además, con ellos nunca se olvida la comedia. No hay nada más que ver la escena en la que Hideo ve la primera transformación de humano a infectado y que eso parece más bien sacado de una película de posesiones demoníacas que de otra cosa o el genial infectado que cuando era humano era un atleta.

Si los tonos están en un buen equilibrio y las diferencia culturales resultan curiosas cuanto menos, la realización no se queda atrás, ya que el director sabe usar tanto los planos secuencia como los cortes rápidos en las escenas de mayor tensión y ambas tienen el mismo resultado. No seré yo la que niegue que hay cosas del guión que puedan resultar inverosímiles o incluso de chiste, que todos y cada uno de los personajes sean muy clichés o que el tema de la heroicidad por parte de una persona corriente esté muy manido, pero son detalles que voy a pesar por alto, y es que al fin y al cabo, al film se le pide que sea entretenido y que haya la suficiente casquería.

Lo que tal vez me cueste más dejar de lado es la duración de la cinta, ya que considero que si se le hubiesen acortado unos 15 o 20 minutos el resultado habría mejorado bastante y se habría ahorrado los altos y los bajos que tiene en el ritmo. Pero aunque tenga bajadas en el mismo, los altos destacan muchísimo y da secuencias memorables, que es más de lo que esperaba en un principio.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos