Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Las ovejas no pierden el tren

Crítica de la película Las ovejas no pierden el tren

Hoy me parece propicio hablar de la película española: Las ovejas no pierden el tren de Álvaro Fernández Armero que se proyecto en el Cinema Jove 2015 con motivo de la entrega del premio Un futuro de Cine a Irene Escolar.

¿De que trata la película?

Luisa y Alberto un matrimonio joven, con un hijo se han tenido que trasladar al campo a vivir. Esto hace mella en la pareja, que empieza a tener roces y discusiones. Aún con eso, Luisa quiere tener un segundo hijo, el cual parece no llegar, a pesar de tener que “sufrir” un sexo muy apático. A partir de esta situación vamos conociendo una serie de personajes, con muchas peculiaridades, todos relacionados con el matrimonio de una forma u otra. El cambio que sufrirá Alberto en su vida, será clave para el devenir de los acontecimientos.

Personajes de Las ovejas no pierden el tren

Luisa interpretada por Inma Cuesta tiene una escuela la cual no va nada bien económicamente. Su marido Alberto (el siempre grande Raúl Arévalo) es un escritor que lleva en dique seco muchos años, por lo que no puede colaborar económicamente en casa. Ambos tienen un un hijo y la intención de ir a por un segundo. Todo esto rodeado de ovejas en un pequeño pueblo de campo.

Juan es el hermano de Alberto (lo encarna Alberto San Juan), un periodista en horas bajas, que tras un divorcio y dos hijas se pone a salir con Natalia (la fabulosa Irene Escolar), una joven de 25 años y en la que Juan “vuelve” a su juventud… o al menos lo intenta.

Paco (Jorge Bosch) es amigo de Juan y Alberto, un periodista deportivo que empieza a salir con Sara (Candela Peña), la hermana de Luisa, la cual no ha tenido demasiada suerte con los hombres, aunque parece que Paco puede ser el definitivo, o eso al menos cree ella.

Todo estos seres empiezan a entrecruzarse, dejando ver tanto su castigada vida profesional como su desgastada vida personal.

Mis impresiones sobre la película

Las ovejas no pierden el tren aunque me resulta poco divertida por momentos, si que es verdad que transmite un mensaje muy claro y presenta una visión de la sociedad actual que aunque llena de situaciones rocambolescas, hará que muchos se vean reflejados en ellas. Además la reflexión final o a la conclusión que llega Alberto me parece muy muy interesante, digna al menos de tener en cuenta por cualquiera, yo al menos siempre la tengo presente.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos