Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Tacones Lejanos

Crítica película Tacones lejanos

Una deliciosa mezcla de colores, plumas, tacones y Chanel viene para contarnos una historia sacada de la mente de uno de los maestros del cine: Pedro Almodóvar y su facilidad para adentrarnos a ese universo tan suyo que nos embriaga de deseo y de una íntima relación con sus excéntricos personajes.

La película es de 1991 y a pesar de seguir el trabajo de Almodóvar desde hace algunos años, evitaba este film en particular por lo que ahora se ha convertido en la razón por la cual amo la película: Miguel Bosé.

Una vez más, Almodóvar nos hace parte de su intimidad mostrándonos uno de sus grandes fetiches: la relación entre madre e hija. Nos relata –como casi siempre- una historia centrada en mujeres, en este caso una rivalidad entre madre e hija la cual se intensifica cuando ambas luchan por el amor de un mismo hombre.

Tacones lejanos - filmfilicos blog de cine

Esa necesidad y deber que siente Almodóvar de mostrar a la mujer como mujer y su representación como tal dentro del cine, haciendo a un lado la disminución de la misma a la que estamos acostumbrados a ver y a su banalización cuando se transforma en un simple objeto del deseo convencional. Dicha representación de la mujer se ve claramente plasmada no solo en los personajes femeninos sino también en la fuerza del personaje masculino central, interpretado justamente por Bosé.

No me sentía muy atraída por él ni como cantante ni como actor. Hay algo que desprende cuando canta que me molesta demasiado. Sentía ganas de ver algo de Almodóvar así que lo pensé bien y llegué a la conclusión de que si lo había escogido para su película debía ser por algo. Intenté simplemente dejarme llevar…¿el resultado? Un amor loco por Miguel Bosé. Sí, soy de esas que se enamora en todas películas de un actor distinto, qué puedo hacer, pero me sorprendió enormemente este caso en particular.

Bosé interpreta a un travesti quien imita a Becky, una artista consagrada quien es al mismo tiempo “la madre” en esta historia. Travesti por las noches y detective de día, Bosé se enamora de la hija de Becky, Rebeca, quien está casada con un ex amante de su madre.

Ese hombre con un toque de mujer que va más allá que las pelucas, los senos postizos y el lápiz labial…hay una parte muy femenina en aquello que desprende, mas allá de lo evidente, incluso cuando está en su rol de detective. Su manera de sonreír, incluso de acercarse a su interés amoroso es tan delicada y seductora que hace que te derritas de deseo en todas las escenas donde está presente.

Tacones lejanos - filmfilicos blog de cine

Pero este tipo de interpretación solo puede ser lograda bajo la dirección de un maestro como lo es Almodóvar y su visión y posición de la mujer dentro de la cinematografía que ha sido la base de estudios del cine y la psicología. Una oda a la figura femenina que hace que no puedas sino adorar a Almodóvar y sentir una atracción magnética hacia él y hacia a sus personajes.

Así que no me sorprende la manera en que es desarrollado el papel de Miguel Bosé tanto como de travesti como de detective y que logre justamente escapar a las casillas de género. ¿Podría verse, quizas,  como la masculinización de una mujer o la feminización de un hombre?

Mis más sinceras disculpas a quien sea experto en esta área que esté leyendo esta publicación, quizás no tenga sentido la idea que estoy intentando desarrollar pero es esa inmersión a esa parte del universo de Almodóvar lo que más me cuesta entender y lo que hace que me parezca a su vez tan fascinante.

Una película cargada de colores vivos como es común en Almodóvar, esos rosas, verdes, amarillos, todos conjugados con una música hermosa y una canción que se repite a lo largo de gran parte del film que no te sacarás de la cabeza en un buen rato.

Tacones lejanos - filmfilicos blog de cine

Soy fanática del uso excesivo de colores en las películas, (por eso mi obsesión con Nicolas Winding Refn) y como para mí, a nivel de espectador, cada color tiene un sabor, una textura, un significado, una sensación, para Almodóvar también lo tiene. El color de las paredes, de los vestidos, de los tacones…todo desprende una emoción distinta, todo está cargado de un dramatismo que solo el mismo Almodóvar podría explicar.

La música es exquisita. Las canciones que más resuenan son aquellas interpretadas por Miguel Bosé en sus shows como travesti: “Piensa en mí” y “Un año de amor” de Luz Casal. Canciones que te transportan mientras sigues los movimientos sublimes de Bosé.

Es imposible hablar de cada elemento sin extenderse demasiado ya que todo está creado con una genialidad tan sorprendente que merece profundizar cada punto. Solo puedo decirles que es una película que envejece maravillosamente y retrata a la perfección la exquisitez del cine almodovariano. Si son seguidores de Almodóvar y aún no la han visto pues adelante, no se arrepentirán y si no son seguidores de este director…pues, no saben de lo que se pierden.

Artículos similares
1 respuesta en este artículo

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos