Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas Blonde

Blonde

Andrew Dominik se ha convertido en el director más comentado en los últimos meses a raíz del estreno de su película Blonde, una visión destructiva de la vida de Marilyn Monroe. Basada en el bestseller de la cinco veces finalista al Premio Pulitzer, Joyce Carol Oates, Blonde es la historia personal audazmente reinventada de la sex symbol más famosa del mundo, Marilyn Monroe.

La película es un retrato ficticio de la modelo, actriz y cantante durante los años 50 y 60, contada a través de la mirada moderna de la cultura de las celebridades. Producida por Brad Pitt y Netflix, la cinta encabeza la lista de filmes sobrevalorados en lo que vamos del 2022.

Blonde no es ni magistral, ni magnífica, tampoco extraordinaria. Al director de “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford” y “Mátalos suavemente” le interesa a lo largo de unas insoportables 2 horas 47 minutos, no deconstruir el mito, sino mancillarlo.

Sabemos que Monroe al día de hoy sigue siendo un mito, un símbolo sexual y que se le recuerda por eso, no por una carrera actoral impresionante , pero de ahí a centrarse solo en su desgracia, me parece penoso. El filme inicia con su etapa de niñez y los problemas con su madre, cambiando abruptamente a cuando llega al mundo del espectáculo.

Blonde quiere ser revolucionara en su narrativa visual, Dominik juega con el cambio de colores sin que esto le aporte nada a la historia y también ofrece algunas secuencias que copian de lo experimental y cine arte. Todo en la película resulta desordenado, excesivo, tedioso, redundante, el montaje es un despropósito que nunca establece un tono correcto.

En materia de libreto, la película ofrece una actriz usada por los hombres poderosos de su época, una mujer que aparentemente no tenía control de nada, una especie de muñeca tonta, eso sí, hermosa. Sexo anal, felaciones, desnudos, tríos, violencia, abortos, droga, eso es el centro de Blonde.

Victimizar a Marilyn como se refleja en este biopic no me parece haber sido una idea acertada, desde tiempos inmemoriales la belleza física compensa la falta de talento. Todo resulta agonizante, catártico y su suicidio queda justificado por el infierno de su existencia.

No creo que Blonde esté siendo polémica por lo que cuenta, más bien lo está siendo por la dirección de un realizador que ve a la protagonista como un objeto puramente sexual. Cuando Michelle Williams protagonizó My Week with Marilyn, el resultado fue otro. Después tenemos a Renée Zellweger con Judy por la cual ganó el Oscar, ella vivió episodios similares a los de Monroe excepto que físicamente no tenían nada que ver. 

Para el papel principal era necesario una actriz conocida, de buena presencia física y que desatara polémica, por eso Ana de Armas. Ovacionada en el Festival de Venecia durante 14 minutos, asume el rol más difícil y serio de su carrera. Blonde está repleta de primeros planos para que el espectador se crea que realmente no es Armas sino Monroe. Usar una peluca rubia, que te pinten un lunar, sonreír de forma falsa e imitar, no significa actuar.

La carrera de la cubano-española resulta igual de poco relevante que la de la propia Monroe, tienen eso en común. Su participación en La hija de Dios, La Red Avispa, Puñales por la espalda y Blade Runner 2049 ya habían demostrado que no es histriónica.

Cuando se rueda un biopic no es solo la caracterización física, ya vimos a Austin Butler y a Taron Egerton que nos regalaron actuaciones de peso sin si quiera parecerse. Armas no capta la esencia, ni el espíritu, o la energía de Marilyn, la escena de “Diamonds are a girl’s best friend” donde tiene que cantar y bailar es lamentable.

En lo personal no esperaba un biopic de Marilyn Monroe puritano, feminista, tampoco que se eliminara lo que realmente ella vivió, pero no creo que este sea un homenaje a su vida. Andrew Dominik ha filmado un video clip largo y puramente misógino, representado por una actriz que ni siquiera ha entendido que interpretar sino se te es otorgado como don divino, lleva estudio y escuela.

Autor
(AKA )
Autobiografía: Descubrí el cine por Kubrick a los 4 años. El Resplandor sería la película que me iniciara en el mundo del séptimo arte cuando aún no tenía claro su significado. Lo que sigue es un desmedido amor a esta manifestación, sus realizadores y a la magia que nos regala cualquier historia que veamos. Frase: "Una película es (o debería ser) como la música. Debe ser una progresión de ánimos y sentimientos. El tema viene detrás de la emoción, el sentido, después" Stanley Kubrick.
Artículos similares
Black Adam

Barbarian | Filmfilicos, el blog de cine

Don't Worry Darling

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.