Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Happy End

Crítica película Happy End

Este fin de semana llega finalmente a las carteleras españolas el nuevo trabajo de Michael Haneke. Tras su discreto paso por el Festival de Cannes en 2017 y su casi nulo recorrido durante la temporada de premios, se podía prever lo peor, ya que sus anteriores películas por norma general habían sido muy comentadas y alabadas. Por desgracia, todos esos malos presagios se han cumplido.

La historia se centra en los Laurent, una adinerada familia residente en Calais que posee una empresa de construcción. Al mismo tiempo que seguimos la vida de los Laurent, en la ciudad empiezan a llegar refugiados y a formar campamentos.

Sinceramente, cuando se tiene acostumbrado al espectador a tan buen nivel con sus cintas, es inevitable que, a la hora de presentar un trabajo menor, este palidezca en comparación. Y eso es exactamente lo que sucede aquí. ¿Cómo teniendo un planteamiento tan jugoso y que además está de actualidad acaba quedándose en tierra de nadie? Por no mencionar que el nombrar a los refugiados es más un truco de marketing, pues no aparecen en hasta casi el final del film y ninguno de los conflictos que aparecen en pantalla están tan abiertamente relacionados con ellos.

Happy End

Por otro lado, el director austriaco no ofrece nada que no se haya podido ver con anterioridad en su filmografía. Comprendo que haya ido por la senda de criticar a una familia acomodada bajo el pretexto de que todos tienen sus secretos, pero hubiese quedado mucho mejor si solo se hubiese centrado en uno en lugar de tener varios conflictos desperdigados sin que termine de importar ninguno. En lo personal el que más me interesaba eran los problemas que podían surgir entre Eve y su padre Thomas, tanto juntos como por separado.

A los conflictos dispersos también hay que añadir de que el espectador va saltando a cada miembro de la familia, pero nunca da la sensación de que haya un hilo narrativo claro ni de que se avance en la historia. No llega a hacerse aburrida ni pesada, pues el interés sigue ahí, al menos porque el asunto es tan disperso que las ganas de saber en qué acaba todo perduran a lo largo del metraje. Y tampoco ayuda la frialdad con la que está plasmado todo, pues nuevamente Haneke es conocido por no contenerse en nada, y sí quiere mostrar algo con toda la crudeza no se corta ni un pelo.

Happy End

Por supuesto que hay cierta crudeza al tocar temas como el suicidio, parafilias sexuales o relaciones de familia resquebrajadas. Pero la dureza llega a través de una pantalla de iPhone o de un ordenador, casi de una forma voyeurística con sus planos largos tanto fijos como de movimientos sutiles. Nuevamente, se le podría haber sacado más partido, pues queda la sensación de desaprovechado. Incluso su potente casting da la sensación de que podría dar mucho más. Aunque me atrevería a destacar a Fantine Harduin como la pequeña Eve solo por la capacidad interpretativa que tiene con los ojos, pues impresiona que una niña tan joven se exprese tanta tristeza con la mirada.

Pero cuando llegan los créditos, uno se empieza a preguntar ¿qué me ha aportado esta película? Y la respuesta fácil sería poco, que es lo peor que le puede pasar a una cinta. Qué después de un parón de cinco años tras Amour, Haneke regrese con un trabajo olvidable es lo peor que le podía ocurrir. Solo queda esperar a que lo siguiente que venga sea mejor.

Artículos similares
Ava : Chastain como nunca la habíamos visto

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.