Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Ghost Rider

Crítica película Ghost Rider

Llevar al cine un personaje poco conocido o de segunda (al menos para la mayoría) de una editorial de comics, por importante que sea esta, es arriesgado. Esto se puede agravar si el actor no es santo de tu devoción o directamente bueno en el medio. Este es el caso de Ghost Rider o Motorista Fantasma, como queráis llamarlo, cuya película decidió llevarla hacia delante Sony, cuando aun tenían (mucho más) los derechos de los personajes Marvel desperdigados por diferentes productoras.

Hace 150 años, en un pueblo del lejano oeste llamado San Venganza, el Jinete Fantasma, que se encarga de recolectar almas malvadas para Mefistofeles (Peter Fonda), se perdió un poderoso contrato que albergaba mas de 1000 almas. Este jinete desapareció después de lo acontecido…

En el presente, el mismo Mefistofeles aprovecha la desesperación de un joven Jhonny Blaze para sellar un pacto a cambio de curar a su padre de un terrible cáncer. Pero este trato no sale tan bien como Jhonny quisiera, y su padre muere en una de las acrobacias en moto a las que se dedicaban los dos. Esto hace que el joven Blaze se marche lejos de su querida novia, Roxanne Simpson.

Bastantes años después, Johnny Blaze (Nicolas Cage) continua haciendo su temerarias piruetas motorizadas, pero llevándolas al extremo en una actitud casi suicida. Es entonces cuando se vuelve a encontrar con Roxanne (Eva Mendes), quien le hace pensar seriamente en cambiar de vida. Pero será algo difícil, ya que Mesfistofeles vuelve para cobrarse el favor pidiéndole a Jhonny que le ayude a combatir a su malvado hijo Blackheart (Wes Bentley) y a sus terribles secuaces, que buscan el contrato de San Venganza. Para un humano podría ser algo difícil brindar ayuda en un plan así, pero para el nuevo Jinete Fantasma sera algo más fácil, o mejor dicho, el Motorista Fantasma.

ghostrider2

El apartado visual de esta película, es bastante mediocre para tratarse de una producción de 2007. Es un personaje que necesita de abundantes efectos especiales, ya que es un esqueleto llameante montado en una moto con más llamas aún, pero hay mas esfuerzo visual en los malos que en el propio protagonista. Abusa de las escenas oscuras, que se sabe que es un personaje oscuro, pero bajar la luminosidad de la escena no arregla esto.

En el apartado sonoro no tenemos una mejoría mucho mejor respecto al gráfico. Es la película perfecta para meter temas heavy metal, country o rockeros, pero no se aprovechó en ese aspecto. La única que tendría un pase es el tema de corte “vaquero” cuando se juntan ambos jinetes, o quizás sea yo que me encantan los westerns.

El reparto de actores es bastante mediocre, no nos vamos a engañar. Quizás haya alguien en el mundo al que le guste Nicolas Cage, pero yo no soy esa persona. Se le ve sobreactuado hasta transformándose en el motorista fantasma, que esta comprendido que lo haga, llegando a fastidiar el momento visual más espectacular gráficamente de la película. Y el papel que hace Eva Mendes sobra para este largometraje, supongo que querrían a la tía buena de turno y estaría disponible para el rodaje. En cuanto al resto de actores, no merece ni que me pare a mentarlos, imaginaros la interpretación.

La dirección corre a cargo de Mark Steven Johnson, el cual ya nos dejó otra cagada con la película de Daredevil (de la que ya os hablaré más adelante). No se como volvieron a confiar en él.

Es una producción que no hay prácticamente por donde pillarla. El protagonista no tiene carisma alguno, y Cage (y su pelazo teñido) no ayudan a que nos entre por los ojos. El jinete fantasma, interpretado por Sam Elliot (que tampoco es un actor estupendo pero se defiende mejor que el otro)  es más atractivo como personaje que el motorista. De hecho, los mismos malos están muy mal aprovechados, llegan incluso a gustar más visualmente que el antiheroe principal.

La historia casi ni se sostiene, y cosas como el aprendizaje de sus poderes son claros ejemplos de ello, demasiado poco tarda en descubrirlos y dominarlos.  Y como adaptación es muy libre, aunque la historia original no es que fuera muy compleja. En definitiva es probablemente de lo peor que este asociado a Marvel en el cine. Aunque lo bueno de hacerlo tan mal es que lo siguiente tiene que ser mejor.

Hay un antiguo dicho “sabe más el diablo por viejo que por diablo”. Y mi padre es las dos cosas. 

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos