Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Lobezno Inmortal

Después del desastre que supuso (bien lo sabemos los fans del personaje) la película X-Men orígenes: Lobezno hacia falta una revisión de este personaje tan prolífico. Así pues, viendo que algo tan identificable como es el adamantium adherido a sus huesos de Lobezno no funcionó para nada como se esperaba, para la nueva entrega se optó por abordar esa unión tan especial que tiene con Japón. ¿Pero seria esto suficiente para devolverle su grandeza o al menos reflotarlo? Aquí mismo os brindo mi humilde opinión.

Tras haber abandonado los X-Men, Logan (interpretado por Hugh Jackman) vive vagando por los bosques de Canadá. Un día aparece una chica llamada Yukio (Rila Fukushima),la cual posee el poder mutante de prever las muertes ajenas, para informarle de que su jefe quiere despedirse en Japón de Logan, y darle las gracias por haberlo salvado en Nagasaki. Al llegar a Tokio comprueba que esta familia esconde más de lo que aparenta, y Mariko (Tao Okamoto), la nieta y futura heredera de los Yashida, se convierte en el blanco de los yakuza. Logan, en pos de enmendar pecados del pasado, como la muerte de Jean Grey (Framke Janssen) que aun perturba su sueño, decide ayudar a Mariko, pero esto será algo difícil con su factor curativo mermado.

Lobezno Inmortal (2)

Visualmente en esta película ya se nota un salto respecto a la anterior. Eso si, se ha prescindido de tanto efecto especial para contar una historia algo más mundana, dentro de lo que cabe en este universo de ficción, claro. En el apartado sonoro no tenemos nada que destaque en demasía ya que no hay muchos temas musicales que acompañen las imágenes, pero los efectos sonoros si son bastante reseñables. El reparto es enteramente nuevo para esta entrega, quitando de Hugh Jackman, que ya sabemos que se mueve con soltura interpretando al personaje; y de Framke Janssen, a quien vemos muy ocasionalmente, y tampoco tiene tiempo para lucirse. Del resto del elenco quizás las que más destaquen sean Tao Okamoto, con quien se puede llegar a empatizar mucho, y Rila Fukushima, que tiene un papel con una personalidad bastante rompedora. Y en cuanto al director, que es James Mangold, hizo lo que pudo para reconstruir algo bastante roto cosa que tampoco contribuyó mucho un guión tan nefasto como es a veces.

Dicho esto pienso que Mangold tiene bastante más que contarnos del personaje, y al parecer de alto interés. Digo esto no sin razón, porque así lo demuestra la escena entera del tren bala, que es simplemente vertiginosa e impresionante. El fallo de la película recae sobretodo en el giro de guión final, ya que estamos viendo a lo largo de toda ella un interesante tono tradicional japones para que al final sea demasiado futurista, ficticio en exceso, y a calzador. Tampoco ayudó que tuviera una villana de lo más olvidable (y os recuerdo que venimos de haber visto X-Men Origenes: Lobezno, así que imaginaos…), pero tampoco os quiero avanzar mucho en ese aspecto para no estropearos la experiencia.

Para finalizar deciros que existe una edición extendida de la cinta que esclarece alguna escena más respecto a el montaje para el cine. Recomiendo encarecidamente ver esta versión, ya que también se aprecia que es más visceral que la mostrada en pantalla grande. Así que en definitiva, hubo buena intención en la dirección de la película y los puntos que la unían con Lobezno Honor (que es uno de los mejores comics del mutante de las garras de adamantium), pero al parecer el guión apuntaba al lado opuesto. Esperemos que con la tercera vaya la vencida.

La eternidad puede ser una maldición.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos