Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas Berlinale 2024: Deprisa, deprisa – Entrevista a Anna y Antonio Saura

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Entrevista a Anna y Antonio Saura

Tuve un honor inesperado y qué agradecida estoy por ello:  la oportunidad de entrevistar a dos de los hijos del increíble director español, Carlos Saura. Anna Saura, su hija menor y única mujer, y Antonio Saura, el segundo de sus siete hijos.

A un año de su fallecimiento, un hermoso homenaje al cineasta tuvo lugar en el marco de la Berlinale 2024, donde se estrenó mundialmente “Deprisa, deprisa” en 4K, restaurada por FlixOlé y Mercury Films para Berlinale Classics.

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Entrevista a Anna y Antonio Saura

Nuevo afiche creado para la versión 4K
de la película © “La Residencia” David
Rodríguez Losada y Jorge Luengo Ruiz

“Deprisa, deprisa”, es la primera película española en participar en Berlinale Classics, donde se proyectan las restauraciones de alta calidad de importantes obras del cine. Es también por la cual el director obtuvo el galardón máximo dentro del Festival de Berlín: El oso de oro en 1981.

Una de las máximas expresiones del cine quiqui, la película retrata el paisaje juvenil a principios de los 80 en Madrid, donde una banda de cuatro amigos se dedica al robo. Poco a poco dichos robos van escalando y los chicos se arriesgan cada vez más, al mismo tiempo en que utilizan las drogas como vía de escape. Un retrato realista de la situación con estos grupos del extrarradio de Madrid a finales de los años 70.

Entre risas, bromas e increíbles anécdotas por parte de dos de las personas que lo conocieron mejor en vida, discutimos amenamente sobre el trabajo de Saura, enfocándonos en “Deprisa, deprisa”. Partes de su intimidad que salieron a relucir en su cine (como si la intimidad y el cine pudiesen desligarse), y los últimos días del director.

Naturalmente, lo primero que quise saber fue lo que el Festival de cine de Berlín representó para Saura. Antonio explica que en una España donde reinaba la dictadura, trayendo consigo la represión y la censura, la posibilidad de salir del país era fundamental. “La posibilidad de ganar el Oso de Plata en Berlín con La Caza era fundamental para poder hacer un cine con mayor independencia creativa, ya que los poderes podían reprimirte un poco menos porque eras reconocido afuera”

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Entrevista a Anna y Antonio Saura

© Danilo Ferrara

“En el 81”, prosigue Antonio, “Estamos en España empezando la transición, y al mismo tiempo una película como Deprisa, Deprisa, gana el Oso de Oro, la distinción más importante en uno de los festivales de cine más importantes. Mi padre venía de ganar muchos premios en Cannes con “La prima Angélica” (1974) y “Cría Cuervos” (1976), pero el salto a Berlín amplió las posibilidades de no ser únicamente galardonado en Cannes”.

Antonio y Anna ríen recordando lo que se decía de su padre cuando iba a un Festival, “Todos tenían miedo, decían que Saura ya tenía asegurado el premio”, dice Antonio. “En ese momento Ferreri, Polanski, Pasolini y Saura, eran los directores más aclamados”.

 “El oso de Oro en aquella época fue importantísimo”, señala Antonio.

Algo muy divertido que comenta Anna que decía su padre, es que cuando pasaron la película, gustó tanto que llamaban a Saura y a su equipo para alargarles el viaje, le daban coches y los subieron de categoría de hotel. “Iban subiendo”, dicen los hermanos entre risas.

Cuenta Anna que cuando Carla Simon ganó el Oso de Oro en el 2022, Saura le escribió para felicitarla y decirle lo que el festival había significado para él y para su carrera. “Mi padre dijo que Berlín fue clave para seguir impulsándolo y para hacer el cine que uno quiere”.

 “El señor Saura tuvo varios cambios de registro durante su carrera, ¿por qué creen que después de películas tan cargadas históricamente dio el giro para realizar algo más ligero con Deprisa, deprisa?”, pregunto.

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Entrevista a Anna y Antonio Saura

Fotograma obtenido de la película “Deprisa, deprisa” © FlixOlé

 

Antonio toma la palabra y explica que “Deprisa, deprisa, nace cuando se ha acabado una relación muy importante para mi padre que fue la de Geraldine Chaplin, y todavía no había empezado su siguiente relación. Él se mira al espejo y sabe que debe cambiar, quiere hacer algo distinto, más ligero. Y de repente, tiene la suerte de que el hermano de su productor, Francis Querejeta, está haciendo un documental sobre la gente del extrarradio de Madrid, de zonas de gente obrera, de gente con problemas económicos, está empezando a entrar la droga, y éste le presenta a una serie de personas maravillosas”.

Anna continúa: “Él siempre los recordaba como personas gentiles”, a pesar de que eran personas que incluso en el momento del rodaje robaban bancos, e incluso fueron a la cárcel. “Era una gente que le sedujo”, prosigue Antonio. “El ya intentaba cambiar de registro, y ese año tuvo dos cambios, el primero con Deprisa, deprisa y luego con Bodas de sangre, que inaugura lo que luego fue probablemente el ciclo de mayor éxito que es el ciclo musical. Ahí vemos a alguien que ha decidido explorar nuevos territorios y da la casualidad de que hay productores que lo quieren apoyar”.

Antonio comenta que en ese momento Saura deja la casa en la que vivió durante 14 años, y se muda a una nueva donde se encuentra solo. Cuenta que fue una época de auto búsqueda, donde incluso el director fabricaba sus propios muebles. “Fue una época preciosa en la que he estado más cerca de mi padre. En ese momento le interesaba mucho la novela negra americana. Toda esa curiosidad se junta con el trabajo de Francis y sale Deprisa, deprisa”.

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Entrevista a Anna y Antonio Saura

Fotograma obtenido de la película “Deprisa, deprisa” © FlixOlé

 

“Mi padre también era muy inquieto”, agrega Anna. “El veía lo que ya había hecho y quería seguir experimentando con otras cosas, en todos los niveles, con el cine, la fotografía, etc. Siempre se preguntaba qué era lo siguiente”.

Ya que mencionamos a Geraldine Chaplin, quise preguntarle sobre el rol de la mujer en el cine. Se habla de la importancia de las mujeres en la vida personal de Saura, pero ¿qué representan en su cine?

Antonio responde, “en su vida familiar siempre hubo mujeres muy poderosas, inteligentes e independientes, y en cuanto a su análisis, éste siempre era el mundo que le fascinaba porque eran grandes desconocidas, siempre escribía papeles muy poderosos para ellas, más que todo desde su relación con Geraldine porque ella era muy poderosa y le abrió a un mundo distinto, un mundo anglosajón. Con Geraldine va descubriendo la figura de mujeres inteligentes, creativas, y hasta un punto manipuladoras. Creo que finalmente la gran película de mujer de mi padre es “Elisa, vida mía”.

“Siempre se dejó llevar por la curiosidad enorme de ese mundo desconocido que es la mujer, pero siempre retratándola desde un punto de vista de respeto”, continúa Antonio.

“Incluso, en sus memorias hay un capítulo entero dedicado a su fascinación por la mujer”, concluye Anna.

Fotograma obtenido de la película “Deprisa, deprisa” © FlixOlé

 

Anna y Antonio, ambos productores, les pregunté qué era lo que más les inspiraba de su padre a nivel profesional, al ver su obra y al haber presenciado el proceso de estas.

Anna toma la palabra diciendo que “Más que como productora, y más que por ser mi padre, lo que me inspira es esa fascinación por el trabajo. Yo no le he visto de vacaciones nunca. Se levantaba y trabajaba. Esa dedicación, esa pasión por lo que hacía es una inspiración vital”. Agrega también que Saura era una persona como cualquier otra, que a pesar de tener todo bajo control y muy claro le gustaba improvisar y era muy abierto a lo que decían los demás.

 “¿Hay algún proyecto que le gustaría haber realizado y no pudo?”, continúo.

 “Muchísimos”, dijeron al unísono.

 “Siempre se quejaba”, dice Anna. “Tantas cosas que no he hecho”, siempre decía Saura.

Para Antonio esto es lo que le mantenía vivo. Incluso tenía un proyecto pendiente de película firmado antes de morir y obras de teatro que se estrenaron después de su muerte. “Más todo lo demás”, dicen ambos.

Algunos proyectos ya no tenían cabida en las nuevas formas de financiación, cuenta Antonio y Anna continúa, “Era también tan prolífico que se iban chocando proyectos unos con otros”.

Antonio también dice que muchos productores intentaban comercializar sus obras, aunque “los proyectos de mi padre nunca nacían con la idea de que fueran comerciales, a pesar de que muchos lo fueron como Deprisa, deprisa. Fue el salto de Saura a otro tipo de público, uno más popular. Antes era un público más reservado. Pero nadie pensaba que Deprisa, deprisa iba a ser comercial y él nunca lo enfocaba así, porque él sabía que era todo aleatorio”.

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Entrevista a Anna y Antonio Saura

© Danilo Ferrara

Antonio y Anna concuerdan con que “Saura hacía la película que podía hacer mejor, dentro de su enorme curiosidad y siempre buscaba la excelencia. Ninguna de sus películas se hizo para la moda”.

“Mi padre tampoco hizo nunca una película por imitar algún éxito de cualquier otro director de otro país”. Aclara también Antonio.

Entre todas estas maravillosas obras, me dio curiosidad saber cuál de ellas eran sus favoritas y Anna responde casi sin pensar: “Carmen” (1983).

“Mi padre nunca veía sus películas en casa, yo veía sus películas en algún festival o algo, pero cuando estaba en el colegio un profesor de cultura audiovisual nos puso Carmen, y analizamos los planos, y todo lo demás. La película me hizo entender no sólo el cine de mi padre, sino el cine en general. Esa película me cambió. Luego Deprisa, deprisa me encanta porque es una película que impacta”.

Antonio continúa, “mi padre cuando joven, teníamos sus películas en 16mm, ahí sí las proyectábamos y las veíamos, mi favorita de la época es El jardín de las delicias (1970), y luego La prima Angélica (1974). Y luego, todas las que he producido yo”, ríe.

“Y de la última tanda es Io, Don Giovanni. No tuvo un gran éxito, ni una oportunidad de ser vista. No tuvo productor que lo apoyó, se pasó de productor en productor. Para él, esta era su película favorita”.

“Para mi padre, sus favoritas eran las que tenían menos éxito, las quería más”, dice Anna.

“La memoria y el recuerdo eran elementos que su padre también tocaba bastante en su cine, ¿cómo quieren que sea recordado?”  Y con esta pregunta, concluyo la entrevista.

“Anna se ocupa del legado”, salta Antonio entre risas.

Berlinale 2024: Deprisa, deprisa - Homenaje a Carlos Saura

© Fotografia de Carlos Saura tomada por él mismo

 

Anna responde, “Lo más importante es que se siga viendo su obra, que pasen cosas como lo de hoy (el tributo a Saura), que siga estando vivo y que la gente tenga acceso a todo el trabajo que hizo por tantos años con tanto esfuerzo, que haga reflexionar a la gente, y así mantener viva su figura”.

Y a pesar de que este elemento es recurrente en el cine de Saura, Antonio menciona que el director dijo, tres años antes de su muerte, que no iba a dejar memorias y que no cree en el legado.

“Y sin embargo deja siete hijos, un cuarto lleno de cosas y sí terminó escribiendo sus memorias” dicen los dos entre risas cómplices.

“Pero es que él no pensaba que se fuese a morir”, dice Anna.

Antonio agrega que “la muerte nunca estuvo presente en su obra. Lo más cercano a ella fue en Elisa, vida mía, pero de resto él no la tenía presente. Era un vitalista tan grande que era algo que no entraba en su mente. Además de que tenía una salud de hierro. Mi padre nunca tenía dudas con respecto a la muerte”.

“De hecho”, sigue Anna, “diez días antes de morir, en cama con respirador y su ordenador, dijo: A ver si me pongo bien ya porque con todo lo que tengo que hacer…”

Antonio recuerda que al final, cuando estaba más débil, su padre lo hizo ir a buscar una silla de ruedas eléctrica porque quería irse a filmar.

“Que ya estaba tardando en mejorarse, que necesitaba ir él mismo a decirle a la gente de la grabación de la pieza de teatro que la grabación está desenfocada”.

Lo más evidente de esta agradable entrevista es el amor de Carlos Saura por el cine, que fue más allá de lo humano, al igual que el amor por sus hijos y viceversa. Fue hermoso escucharlos hablar de su padre con aquella emoción, con aquella pasión que seguramente Saura sentía por su trabajo y por su familia.

Deprisa, deprisa, Carlos Saura. Restaurada en 4K por FlixOlé y Mercury Films, Berlinale 2024.

 

Artículos similares
Dune 2. Otra visión de la segunda parte de Dune

The First Omen

Palmarés del 39 Cinema Jove

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.