Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas Asesinato en el Orient Express (1974 y 2017)

Asesinato en el Orient Express - filmfilicos blog de cine

Con 44 años de diferencia, cada una de las películas basadas en la famosa novela de misterio de la británica Agatha Christie, posee un elenco de ensueño y una estética que roba el aliento, y a pesar de tener estos y otros tantos puntos en común, la diferencia entre ambas es lo que realmente importa. Nada tiene que ver la tecnología o el relato, la diferencia radica en cómo es tratado el cine en ambas épocas: qué elementos son los que resaltan, de qué forma y qué es lo que realmente importa a la hora de presentar una obra cinematográfica.

Asesinato en el Orient Express - filmfilicos blog de cineUn tren varado en la nieve, un asesinato, doce sospechosos. Un plot que sin duda alguna nos deja queriendo más, y ambos directores, Sidney Lumet (1974) y Kenneth Branagh (2017), supieron realzar la esencia de tal trama con la participación de los grandes del cine de cada una de las épocas. En 1974, la cinta cuenta con la presencia de actores de la talla de Ingrid Bergman, Lauren Bacall, Anthony Perkins, Sean Connery, Albert Finney, entre otros. En el 2017, Penélope Cruz, Michelle Pfeiffer, Johnny Depp, William Defoe, Judi Dench…pareciese como si no necesitáramos de más para saber que la película será increíble, pero cuan equivocados podemos estar.

Mientras Lumet se preocupa por mostrarnos lo más vulnerable de cada uno de sus actores, colocándolos directamente frente a la cámara para revelar sus defectos, sus arrugas, el miedo que sienten como personajes en medio de una encuesta policial y el miedo que sienten como actores reales al mostrarse frente a una cámara de cine, Branagh busca hacer buzz haciendo pequeños cambios en los personajes, incluyendo nacionalidades que no se encuentran ni en el libro ni en la película anterior, escenas de peleas innecesarias, diálogos absurdos que dejan entrever una ridícula historia de amor, en fin.

Asesinato en el Orient Express - filmfilicos blog de cineEl hecho de que todo sucede a bordo de un tren, es una perfecta excusa para juntar diferentes nacionalidades y razas, pero como en toda producción hollywoodense actual, debe rendirse honor a esta mezcla de razas. Sienten la necesidad imperial de colocar en toda historia a un latino, un afroamericano y un asiático para que la obra sea socialmente aceptada (véase Stars Wars desde que hace parte de Disney). El Hollywood actual necesita jugar esta carta –hipócritamente- para  generar mayor empatía por parte de los espectadores.  Debo aclarar que nada tiene que ver con racismo.  Sin desear caer en una discusión racial o en un conflicto del mismo orden, debo decir, que esta fachada social de Hollywood me molesta desmedidamente. Pero, después de todo, es lo que vende, no? Y eso es lo que les interesa.

Al Hollywood de los 70 le interesan otras cosas, como ser fiel a una obra de la talla de Christie, mostrar audacia en los planos, introducir el drama desde lo que sufren sus personajes y no desde situaciones inventadas que añaden el melodrama tan típico, cansón y totalmente innecesario, propio de los estudios de Hollywood actualmente. Por ejemplo, una de las últimas escenas, donde los sospechosos se encuentran en una mesa sugiriendo “La última cena” de Da Vinci, es visualmente hermosa, pero carente de sentido en sus diálogos, con un dramatismo totalmente desubicado.

La forma de confundir de los actores es totalmente distinta en ambas películas, siendo la manera de Lumet mucho más inteligente y sutil. A pesar de que esta es la función principal de los personajes dentro del libro y de ambas cintas, me parece que Branagh lo hace de manera torpe y evidente, donde Poirot, el famoso detective que descifra el misterio del asesinato y donde vale recalcar, es interpretado por el mismo Branagh, es un héroe, mientras que en 1974 es un intruso que daña los planes del o de los asesinos.

Asesinato en el Orient Express - filmfilicos blog de cine

Encuentro que la película de Lumet es muchísimo más fiel que la de Branagh, pero no fiel al libro, sino fiel al cine como arte, lo que hace que para mí, la de Branagh caiga en el lote de una súper producción más y le otorgue aún más valor a las antiguas joyas de Hollywood. La de Lumet, es sin duda alguna sublime y eleva al cine al grado al cual debe ser elevado cada vez que se realiza y se muestra.

Lo único que me deja esta nueva cinta es la nostalgia de un cine que probablemente no volverá,  una idealización del pasado y que a pesar de contar con excelentes actores de esta generación, la manera de hacer cine y la razón para hacer cine, no es la misma.

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.