Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Todas las cosas buenas

Todas las cosas buenas

Todas las cosas buenas (All the good things) es una película de 2010 protagonizada por Kirsten Dunst y Ryan Gosling. Se trata de un thriller dramático basado en un suceso real ocurrido en los años 80 y que aún sigue sin resolverse. Kathleen McCormack desapareció hace más de treinta años y su paradero continúa siendo un misterio.

Que no te engañe el título. En esta historia pasan muchas cosas pero pocas son buenas. Katie McCarthy y David Marks se conocen y se enamoran. Su relación avanza muy rápido y pronto se casan. Provienen de mundos muy distintos ya que David pertenece a una de las familias más importantes del mundo inmobiliario de Nueva York mientras que Katie es una joven estudiante de familia humilde. El matrimonio, inicialmente feliz, se convierte en un infierno para Katie debido a los desequilibrios mentales de David que se vuelve violento y paranoico. Esta situación acaba cuando Katie desaparece sin dejar rastro. Evidentemente, nadie piensa que haya sido una huida voluntaria.

Todas las cosas buenas

El perfil psicológico de los personajes de la película es muy interesante, así como el tratamiento que se hace de cada uno de ellos. Con David hay mucho material para analizar sobre su comportamiento durante toda la película. Su historia está marcada por un suceso trágico que vivió de pequeño, cuando presenció el suicidio de su madre. Ese hecho traumático y los menosprecios de un padre autoritario y muy exigente crean un monstruo que va empeorando a lo largo de las dos horas de película. Al principio parece que David trata de luchar contra sí mismo y sus impulsos, sigue las órdenes de su padre y trata de hacer lo que se supone que debe hacer. Pero, es una lucha que pierde. Katie también evoluciona y pasa de tener un carácter sumiso a plantarle cara a David. Para la historia de ambos es muy importante el personaje de Sandford Marks, padre de David. La complicada relación entre padre e hijo determina muchos de los acontecimientos que se van sucediendo a lo largo del film.

Los actores principales, Kirsten Dunst y Ryan Gosling, tienen muy buenas interpretaciones y, también, me gusta mucho el vestuario y la ambientación de los años 70 y 80 de esta película. Sin embargo, Todas las cosas buenas es una historia triste que te deja una sensación de malestar y de injusticia. Al menos a mí me la ha vuelto a dejar tras volverla a ver por segunda vez después de varios años.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos