Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Heridas abiertas (Sharp Objects)

Heridas abiertas (Sharp Objects) - Filmfilicos

Si me preguntaran por una de mis películas favoritas de los últimos años, sin pensarlo mucho pero con firme convicción respondería Perdida de David Fincher. Así que cuando me enteré que otra de las novelas de la misma autora se estaba gestando como un proyecto de serie o miniserie las expectativas llegaron hasta las nubes. Y después de verla íntegramente no puedo dejar de dar las gracias por el trabajo realizado.

Basada en la novela homónima de Gillian Flynn, Camille Preaker, una periodista residente en San Luis, debe regresar a su pueblo natal para informar sobre los brutales y recientes crímenes que han sucedido allí. Sin embargo, la investigación de los asesinatos no será lo más difícil para Camille, sino el reencuentro con su familia y en particular con su madre Adora.

Después del arrollador éxito entre crítica y espectadores que supuso Big Little Lies, se pude decir sin ningún ápice de duda que HBO ha vuelto a dar en la tecla adecuada. El tratar una historia tan turbia procedente de una novela cuyos personajes más interesantes e imperfectos sean mujeres y con varios talentos delante y detrás de las cámaras parece que se ha convertido en el nuevo emblema de la prestigiosa cadena americana. Y como opinión personal, si siguen por la misma senda servidora estará encantada.

Heridas abiertas Pese a su sinopsis y el motivo por el que Camille regresa a su pueblo, la investigación policiaca no es lo más importante de la trama. Evidentemente, se le concede importancia cuando las circunstancias los requieren. Y aun así, se trata de una investigación lenta, pausada y en la que más de una ocasión parece que se trata de un callejón sin salida, algo que por otra parte sucede con las investigaciones de casos reales, que no son siempre tan vertiginosas e interesantes de seguir como las muestran en la ficción. No, aquí el eje central son sus personajes femeninos y las relaciones entre ellos.

Por un lado, está la protagonista Camille, una mujer alcohólica, que es la vida imagen de la desolación, que arrastra consigo varios traumas del pasado y que uno puede entender a la perfección porque decidió irse del pueblo. Por otro lado, está Amma, la hermanastra de Camille y que presenta una dualidad entre ser una muñequita de la que todos los padres y madres se sentirían orgullosos contra una adolescente que solo quiere ser el centro de atención sin importar los medios. Y finalmente está Adora, madre de Camille y Amma, una mujer que llega a ser fascinante gracias a toda la podredumbre que se va descubriendo sobre ella, manipuladora hasta la médula y cuyo mejor calificativo no es otro que simplemente malvada.

Además de estos tres personajes centrales, también me gustaría destacar a Chris Messina como el detective Willis, quien resulta ser un pequeño rayo de luz entre tanta oscuridad y a Elizabeth Perkins como Jackie, una de las vecinas del pueblo que con cada aparición se convierte en una robaescenas. Y eso sin mencionar el trabajo espectacular que hacen Amy Adams, Patricia Clarkson y la revelación que es Eliza Scanlen como Camille, Adora y Amma respectivamente. Todas firmes candidatas a recoger galardones en los premios Emmy del año que viene.

Heridas abiertasDejando a un lado el espléndido trabajo de actores, me gustaría detenerme en la dirección de Jean-Marc Vallée. El realizador como hizo con Big Little Lies vuelve a encargarse por completo de la dirección de todos los capítulos, dándole a la historia un aspecto muy consistente. Por si eso fuera poco, la música vuelve a tener cierto protagonismo en las escenas y la edición a través de los flashbacks es una delicia, pues aquí se emplean como recuerdos difusos que desorientan al espectador igual que desorientan a Camille. Porque en ocasiones así es como funciona la memoria, de forma imprecisa y confusa.

Quizá para mí lo más interesante de todo sea el trasfondo: Un pueblo de la América rural en el que la gente esconde sus secretos y no todo es tan idílico como parece, las consecuencias físicas y mentales de una infancia traumática y los nefastos resultados de una sobreprotección por parte de los progenitores. El único defecto que puedo encontrarle a todo esto es que tal vez sus primeros episodios tengan un ritmo más pausado en el que cuesta entrar y la sensación de que en ocasiones no se avanza o que haya personas que buscasen una serie con una investigación policial más al uso y encuentren con un thriller psicológico.

Por mi parte recomiendo que se le dé una oportunidad hasta el final, pues no es hasta los últimos minutos en los que las piezas del rompecabezas encajan a la perfección y la sensación de mal cuerpo uno no se la puede quitar de encima durante días.

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.