Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Thirst

Crítica película Thirst

Las personas que me conozcan bien saben que me encantan los vampiros y las historias que tengan que ver con estas criaturas nocturnas. Por muy sobreexplotados que hayan podido estar en los últimos años en el cine, la televisión o la literatura, siempre me interesará ver un nuevo relato sobre los chupasangre. Y por ello me arrepiento de no haber visto esta película antes.

Sang-Hyun es un sacerdote bondadoso que busca ayudar a la gente. Debido a este deseo, viajará a África como conejillo de indias para encontrar una vacuna contra un virus mortal. Para sorpresa suya, es el único que sobrevive, pero no como humano. Empezará a descubrir que como vampiro ha adquirido nuevas habilidades además de la ansia por la sangre y se verá relacionado con Tae-ju, una joven cuya vida familiar no es nada fácil.

Quiero hacer hincapié en que es la primera película que veo de Park Chan-Wook, y después de las sensaciones que me ha dejado, no será la última. Menos sabiendo que Stoker  y Oldboy son suyas. Ha pasado mucho tiempo desde que vi una película que cada plano y cada encuadre estaba tan cuidado, y porque no decirlo, tan mimado. Especialmente en la primera hora del film, los colores, el uso de la violencia y el juego de luces y sombras es para contemplarlo embelesado. La banda sonora también es exquisita, a veces evoca a un país exótico y otras veces emanan unas melodías de cuento, pero de un cuento oscuro y retorcido, justo lo que vemos en pantalla.

Más allá de lo técnico y lo estético, no voy a negar que pese a ser una historia que nos han contado miles de veces (aunque con un elemento muy distinto), quieres saber como se desarrolla, y es que ¿cuántas veces hemos visto a un cura convertido en vampiro? Solo por esa premisa y saber aprovecharla ha ganado puntos. Es sorprendente la cantidad de temas que abarca: La pérdida de la fe y de la inocencia, el pecado, la represión, la familia, el machismo; y el más importante que nunca hay que perder de vista, la relación amorosa. Sonará a tópico pero es así. Porque a pesar de tener dosis importantes de sangre, de misterio, de fantasía e incluso de comedia, el motor de la película es la relación entre Sang-Hyun y Tae-ju, que por cierto, sus dos actores hacen una trabajo fantástico e inolvidable, en especial ella.

Thirst

Como puntos negativos, quizá esa mezcla de géneros en determinados momentos no termine de funcionar del todo bien. Y en mi opinión, como causa de todos esos géneros, la película se diferencia en tres partes: La primera hora más dramática, intimista y quizá algo fantástica, la siguiente media hora más thriller y que hace decaer un poco el ritmo pero sigue siendo necesaria, y la última media hora que sin hacer mucho spoiler, no pude evitar acordarme de Entrevista con el Vampiro. Además, no dejo de pensar que si la parte más thriller se hubiese acortado un poco habría quedado una cinta más redonda. Esto no quiere decir que tenga un ritmo desenfrenado. Sí, nunca dejan de suceder cosas, pero se toma su tiempo para contártelas y a veces de forma muy sútil mientras que en otras de forma más explícita.

Si te gusta el cine asiático y los vampiros, y el despliegue visual esta es tu película. Si te gustan las historias bonitas y tristes pero también que tengan cierto punto de grotesco, seguramente también sea tu película. Solo hay que dejarse llevar.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos