Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Diamantes en bruto

Diamantes en bruto | Blog de cine

Después del relativo éxito que habían saboreado los hermanos Safdie con Good Time, su nueva película parecía destinada a hacer todavía más ruido e incluso rascar algún que otro reconocimiento. Y si bien la última parte no se ha cumplido del todo, desde luego en Estados Unidos el ruido lo han logrado. Finalmente, ha sido Netflix la encargada de traer a España su último trabajo, por lo que ya se puede comprobar si ese revuelo crítico y hasta cierto punto de público está justificado. Os hablo de Diamantes en bruto.

Howard Ratner es el propietario de una joyería situada en el Distrito de los diamantes en Nueva York. A pesar de tener una vida bastante acomodada, Howard se esfuerza por llevarla al límite gracias a su adicción al juego, a las mujeres y a las drogas, por lo que ha ido aculando altas deudas. Pero su fortuna parece dar un cambio cuando llega a su poder un diamante ópalo y lo ve como una arriesgada oportunidad de saldar sus deudas, si es que logra mantenerse vivo.

Si en la anterior cinta de los Safdie se podía vislumbrar un equilibrio muy medido entre contenido y estilo, en esta ocasión considero que el estilo está por encima de todo, derivando en el significado más puro de la palabra caótico y no precisamente en el buen sentido. Entre las conversaciones que se van superponiendo, unos personajes que por cada frase parece que aumenten los decibelios, mucho uso de los primeros planos, especialmente con su personaje protagonista; un entorno neoyorkino en el que predominan los interiores sobrecargados o los colores chillones, ya sea mediante neones o contrastes; o una banda sonora a base de sintetizadores que tiene un efecto anacrónico que no hace más que sumar a todo ese envoltorio apabullante en lo visual y en lo sonoro, no es de extrañar que más de uno pueda sentirse abrumado por toda la información que le llega desde la pantalla y que a otros muchos se les haga insoportable la experiencia en el peor de los casos.

Diamantes en bruto

Aunque cuente con un acabado muy potente para los estímulos, si la narrativa da vueltas sobre sí misma poco se puede hacer. Desde su mismo inicio, va el ritmo es desbocado y buscando un frenetismo a cualquier precio, por lo que casi no hay momento para la pausa y esta característica puede suponerle una ventaja o jugarle a la contra, expulsando al espectador de la historia y todo el histrionismo que la rodea. Y pese a la tendencia de estar en un crecendo perpetuo, personalmente el ritmo me ha resultado irregular, fruto que dependiendo de la situación se podía palpar mayor o menor tensión. Y paradójicamente, los momentos más brillantes son aquellos en los que se muestra a Howard con su entorno familiar más cercano, le desarrolla como personaje, en cierta forma le humaniza y se puede palpar cierta incomodidad al contemplar las dinámicas familiares.

Hablando de Howard, de sobra está decir que el protagonista absoluto es Adam Sandler, con una actuación aupada hasta lo más alto por todos aquellos que la han visto. El cambio de registro le sienta muy bien, pues sabe encarnar a la perfección a un personaje patético digno del cine de los Coen, a medio camino entre el drama y la comedia y que en todo momento está en concordancia con el tono histriónico de la propia película. Respecto al resto de personajes, simplemente se limitan a estar bien, pero como todo gira en torno al plan contrarreloj de Howard tampoco hay un gran esfuerzo en construir a los demás secundarios.

Claro está que el estilo frenético de estos directores no es para todo tipo de público, e inevitablemente generará opiniones enfrentadas. En mi caso, tenía muchos componentes para ser una joya espléndida, pero habría hecho falta limar asperezas, rugosidades y demás imperfecciones para que se convirtiese en una pieza que brillase todavía más.

Artículos similares
20 días en Mariúpol

El color púrpura | Oscars 2023

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.