Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Escondidos en Brujas

Escondidos en Brujas | Blog de cine

Hace un tiempo tuve el placer de comentar aquí la que era la última película de Martin McDonagh, un proyecto que me dejó fascinada al ver que funcionaba como un reloj muy bien engrasado en todos los sentidos. Pero todavía me quedaba pendiente su ópera prima y ver si su estilo ya era refinado o si se había ido puliendo con el paso de los años. Os hablo de: Escondidos en Brujas.

Ray y Ken son dos asesinos a sueldo que, tras una misión fallida, su jefe Harry los manda de Londres a Brujas, Bélgica durante una temporada con el objetivo de que pasen desapercibidos y se calmen las aguas.

Escondidos en Brujas

Si algo quedó claro con los posteriores trabajos de McDonagh es que tiene muy buena mano para dirigir actores, sabe pasar de la comedia más negra a un drama y tensión de primer nivel y que sus cintas tienen un ritmo endiablado. Y su primer largometraje no es la excepción, pero es mejor ir por partes. El manejo de los actores y la construcción de unos personajes es excelente, pues podrían caer en el estereotipo, pero que gracias al guion y a la dirección consiguen diferenciarse entre sí y tener cierto trasfondo que los humaniza a ojos del espectador. De ese modo, el personaje de Ray interpretado por Colin Farrell a primera vista podría pasar por un irlandés cretino que parece que su única función en el mundo es dar la nota por donde quiera que pasa, no contenerse y soltar frases a mala baba. Sin embargo, al avanzar el metraje se justifica su comportamiento y se le añaden capas más que necesarias de vulnerabilidad.

He puesto de ejemplo al que es el más claro protagonista, aunque no es el único caso de personaje memorable en Escondidos en Brujas. Ken actuaría más como rol paterno para Ray y simultáneamente es un sicario con la frialdad y predisposición a acatar órdenes. Además, que su afición por la cultura y el arte hace que tenga algunos de los momentos más destacables con Ray a lo largo de toda la película formando una muy buena dupla. O incluso Harry, el jefe de ambos que entraría en el esquema más clásico de asesino, pero siempre con el honor por delante de todo y con cierto trasfondo. Hasta secundarios como Chloe o Marie se las arreglan para destacar con muy pocos gestos o frases y un breve tiempo en pantalla.

Escondidos en BrujasOtra de las grandes virtudes es el manejo de los tonos, algo que contribuye a la trama. Hay que tener cierta habilidad en el guion, en la dirección y en el montaje para pasar de la comedia al drama y viceversa de manera orgánica. Eso causa un efecto de no saber en ningún momento hacia donde puede ir la cinta (aunque sí es cierto que hay varias ocasiones en las que usan el recurso de presagiar sucesos sin llegar a ser predecibles), convirtiéndola en una experiencia muy divertida e interesante de ver en la que en casi todo momento hay unos diálogos cargados de acidez. Y al mismo tiempo crea un efecto bola de nieve en el que el filme adquiere ritmo por si misma, fluye con agilidad, enlaza una escena con otra como una buena cadena y prácticamente no se hace pesada en ningún momento.

No puedo dejar de comentar la propia ambientación de Escondidos en Brujas. Podría parecer que la ciudad de Brujas es una casualidad o un capricho, y sin embargo como bien luego argumentarán en la película, tiene un porqué. Los canales, los callejones adoquinados y las catedrales hacen que la ciudad también adquiera un papel casi protagonista y como discutirán en multitud de ocasiones los personajes con varios puntos de vista, hacen que sea una ciudad sacada de cuento de hadas como pasa con algunos lugares de Europa. Y la fotografía y el montaje se encargan de sacarle el máximo partido a las localizaciones dándole un aspecto de ensueño.

Empieza a gustarme Brujas. Es una ciudad de cuento de hadas.

Artículos similares
La Ermita - Reseña de la película

Cualquiera menos tú | Reseña de la película

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.