Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Goodnight Mommy

Goodnight Mommy

Uno de mis descubrimientos en este año tan convulso allá cuando no había pandemia fue The Lodge. Y como me dejó tan buen sabor de boca, era cuestión de tiempo que decidiese echarle un vistazo a la ópera prima de sus directores, y que mejor ocasión ahora que se acerca Halloween de poder traerla aquí. Os hablo de Goodnight Mommy.

Elias y Lukas son dos gemelos que esperan el regreso a casa de su madre, quien se ha sometido a una cirugía facial. Sin embargo, a su regreso la madre muestra un comportamiento distinto al que tenía antes de pasar por quirófano. Este repentino cambio de actitud levantará sospechas en los gemelos, preguntándose si es realmente su madre la que se halla bajo las vendas.

Con una vivienda situada en un lugar casi idílico, su comienzo claramente le indica al espectador que se prepare para todo lo contrario. La cinta es increíblemente deudora de Funny Games de Haneke: Desde la casa alejada del resto de la población en un entorno inmejorable pasando por los planos fijos y una perpetua sensación de que alguien está observando a los personajes que contribuye a la falsa y frágil calma en las cuatro paredes, o alguna imagen violenta que parece salida de la nada capaz de dejar mal cuerpo al más valiente (y lo mismo ocurre con el sonido, cuyo silencio resulta asfixiante hasta que muy de vez en cuando hace acto de presencia la música extradigética). Incluso el hecho de que los dos hermanos sean gemelos aparentemente inocentes que encierran más de una sorpresa parece sacado de la filmografía del realizador austriaco. Y al heredar muchas de sus mejores virtudes consigue con creces los efectos malsanos.

Cierto es que su comienzo y hasta el segundo acto el ritmo puede pecar de ser excesivamente pausado. Los ingredientes tienen que cocerse en una olla a presión y a fuego lento, generando una calma que puede romperse de un momento a otro, pues la violencia va en escalada. También a este ritmo más lento se puede sumar el hecho de que la duda sobre si la madre es realmente ella o una impostora no parece que se vaya a sostener durante todo el metraje y que ese conflicto en particular se sienta alargado de más. Solo que en esta ocasión la paciencia se ve recompensada con creces de cara al tercer acto donde todo estalla y donde se funden a la perfección el terror más psicológico con el más convencional en cuanto a tortura física.

Goodnight Mommy

Por el conflicto latente y por la novedad, resulta lógico que sea el personaje de la madre quien a priori atraiga todas las miradas, además de que sabe jugar muy ese doble rol entre cierta familiaridad con los hijos en su comportamiento, pero al mismo tiempo actúa de forma sospechosa y violenta, de modo que ni a ojos de los gemelos ni de los espectadores se sabe realmente quién es la mujer que se esconde bajo las vendas. Aunque luego son los niños quienes dan la sorpresa, pues bajo esa superficie infantil se esconden dos criaturas dispuestas a todo tipo de crueldades con el objetivo de averiguar si la persona que convive en casa es quien dice ser. Se produce así un tenso duelo entre la madre y gemelos que, si bien es digno de admirar por sus interpretaciones, no es agradable de contemplar a medida que la brutalidad va creciendo sin aviso.

Finalmente, el problema de que el conflicto se sienta alargado se resuelve de manera muy solvente, pues el guion ha dejado pistas sutiles para que el clímax no se sienta tramposo. Ayuda también que los directores sepan poner la cámara en determinados sitios para guiar el ojo y enseñar justo lo que pretenden. El mayor defecto que le puedo encontrar es que la película podría haberse despedido por todo lo alto con un cierre muy potente, pero Veronika Franz y Severin Fiala optan por un pequeño epílogo que, personalmente, no termino de sentir como necesario, aunque es coherente con toda la historia turbia que han ido narrando hasta que aparecen los créditos en pantalla.

Artículos similares
Crítica de la película Z

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.