Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Skins. Segunda generación

Reseña serie Skins. Segunda generación

El otro día os hablé extensamente de la primera generación de Skins y un poco de toda la serie en general. Como comenté cada dos temporadas cambian a todo (o en su mayoría) el reparto, con la excusa de que los chavales terminan el instituto. Tiene lógica al menos.

Al hacer este cambio, lo que consiguen es que al ser chavales diferentes, encontramos nuevos problemas, nuevas inquietudes, nuevas situaciones que experimentar. De hecho en estas dos temporadas de la segunda generación encontraremos, sobre todo, desordenes de personalidad y problemas mentales, haciendo que todo sea mas oscuro, partiendo de la fotografía. Que bajo mi punto de vista mejora respecto de la primera parte, que ya era genial. Hay nuevas experiencias, pero otras se repiten como si de un patrón se tratara.

Además, a diferencia de en las dos primeras temporadas, donde el grupo de amigos ya estaba formado, aquí veremos como se va formando, por las circunstancias, un grupo de lo mas variopinto. Y cuando digo las circunstancias me refiero a la fiesta, las drogas, el sexo, la desobediencia, los problemas…

Al igual que pasa en la primera generación, aquí también viviremos cada capítulo con uno de los adolescentes como protagonista, algo que me sigue pareciendo interesante, aunque le he encontrado otra pega. Pero primero, vamos a repasar a los protagonistas de la serie.

Personajes de la segunda generación de Skins

effy-stonem-kaya-scodelario-second-generation-skinsComo ya adelanté, Effy Stonem (Kaya Scodelario), la hermana pequeña de Tony, se convierte en el personaje principal de la segunda generación. Está rodeada de misterio y sensualidad, es manipuladora, distante y trata de mantener sus problemas al margen de su vida cotidiana… aunque no siempre lo consigue. Ya me lo olía, pero sin duda se convierte en mi personaje preferido de la serie  También volvemos a ver, ya que aparece esporádicamente en la primera parte, a Pandora Moon (Lisa Backwell) que se convierte en la mejor amiga de Effy a pesar de que es totalmente opuesta a ella. Es una chica inocente, desconoce el mundo de las drogas, la fiesta, el sexo, pero está dispuesta a explorarlo. De hecho comenzará una relación con Thomas Tomone (Merveille Lukeba) un inmigrante del Congo, con un punto de vista moralmente recto y de buen corazón.

Desde el primer día de instituto Effy congeniará, por decirlo de alguna forma, con tres amigos de toda la vida. James Cook (Jack O’Connell) es carismático, extrovertido, mujeriego, no tiene miedo a la autoridad, de hecho es un auténtico busca-pleitos por no decir un skinhead. Freddie McClair (Luke Pasqualino) es un patinador tranquilo, le gusta fumar hierba, es mas responsable y sensible. Esto lleva a que a menudo tenga que cuidar a Cook por su comportamiento. JJ Jones (Ollie Barbieri) tiene Asperger y le complica encajar en la sociedad, pero es un chico agradable que hace trucos de magia. Los tres amigos se sienten atraídos, de una forma u otra por Effy (que yo lo entiendo) y en ocasiones abrirá una brecha en su amistad.

Por último encontramos a las gemelas Katie (Megan Prescott) y Emily Fitch (Kathryn Prescott), idénticas en apariencia pero con personalidades muy diferentes. Katie es muy creida, superficial y quiere ser la abeja reina, además su actitud homofóbica causan problemas cuando Emily acepta su homosexualidad, que siempre está a la sombra de su hermana. Emily se enamora de Naomi Campbell (Lily Loveless) que si le vas a poner a un personaje el nombre de una famosa modelo, que menos que jugar un poco con esta casualidad… y más viendo que la Naomi de la serie es rubia, ojos azules y con piel muy blanca (vamos, totalmente opuesta a la modelo).

Crítica de la segunda generación de la serie Skins

Esta segunda generación me gustó un poco menos, por dos motivos principalmente. Por un lado al darle mas peso a las turbulencias psicológicas de los personajes se torna mas complicado tener puntazos de humor, algo que me encantó de la primera parte. El otro motivo es que los personajes, aun teniendo sus peculiaridades, me atrajeron mucho menos que los de la primera, se que las comparaciones son odiosas pero salvo excepción no creo que se acerquen.

De hecho, y esta es la pega que comentaba al principio, algunos de los personajes no me interesaron tanto, por eso cuando llegaba su episodio solo se salvaba cuando Effy aparecía en pantalla. Me da la sensación que tuvieron una idea muy buena y dedicaron mucho tiempo para desarrollar los primeros personajes, pero cuando tuvieron que crear la segunda generación no pudieron o no tuvieron tiempo de sacar tantas aristas y tantos recovecos a las personalidades de los personajes.

Serie Skins

Vamos, esa es me sensación. Y por eso pienso que el personaje mas destacable, y no solo por ese arrollador magnetismo que tiene y esas sexuales miradas, es el interpretado por Kaya Scodelario. De hecho la evolución del personaje durante la serie es brutal, me parece genial. Coge una complejidad difícil de seguir.

Entiendo a mucha gente le pueda gustar el personaje de Cook, pero a mí, me irritó tanto que acabé harto de él. Aunque para ser sincero es el que le dio otro nivel de brutalidad de contundencia a la serie. Muy diferente a lo visto hasta el momento.

Por último, me gustan las citas y los pequeños guiños hacia la primera generación, que seguramente aprecié por ver toda la serie del tirón. Me gusta el royo paranoico que coge la serie, me gusta muchísimo su atmósfera, su fotografía y sobre todo Effy. Desde luego el conjunto sigue funcionando perfectamente y me parece una serie de gran nivel. Pero el final… uff, un tanto forzado, no me encajó para nada y es algo que me dio malos presagios de cara a la tercera generación de Skins.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos