Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Indiana Jones y el templo maldito

Hace un tiempo os hablé de la mítica Indiana Jones en busca del arca perdida y lo que supuso para el cine de aventuras. En esta ocasión abordo su secuela (aunque cronológicamente es precuela), Indiana Jones y el templo maldito, que confieso que es mi favorita de la saga. Intentaré ser algo objetivo para hablar de ella, aunque no prometo nada.

Tras una infructuosa misión de recuperación del diamante el ojo del pavoreal en Shanghái, el doctor Henry Indiana Jones (interpretado por Harrison Ford) acaba en la India acompañado de la cantante Willie Scott (Kate Capshaw), y el pequeño ayudante de Indy, Tapón (Jonathan Ke Quan). Allí los habitantes de Maypore piden ayuda al intrépido aventurero para recuperar no solo una piedra ancestral que protege la aldea, si no también a sus niños que fueron secuestrados por los hombres del nuevo marajá que es adorador de un dios maligno. Y nadie les asegura que esta misión sea menos accidentada que la anterior.

Indiana Jones y el templo maldito

La factura técnica es impresionante, ha envejecido increíblemente bien. Su apartado visual transmite a la perfección esa sensación de peligro constante y en algunas ocasiones hasta cierta aversión, pero en esto ahondaré un poco más adelante. La banda sonora, una vez más a manos de John Williams, es mucho más que impresionante. Esta vez resulta estimulante escuchar esos cánticos del culto oscuro añadidos para la ocasión.

El reparto es verdaderamente bueno. Aunque Harrison Ford sigue llevando todo el peso interpretativo, secundarios como Kate Capshaw y Jonathan Ke Quan (que muchos lo recordamos por haber sido Data en Los Goonies) hacen que la trama crezca en muchas dimensiones. Dirige de nuevo Steven Spielberg brindándonos otra genial aventura de este celebre arqueólogo.

Indiana Jones y el templo maldito

Como he apuntado fugazmente al principio del post, esta segunda entrega en realidad se sitúa cronológicamente antes que la anterior, aunque esto no es un dato necesario para disfrutarla. De hecho la sensación de aventura es todavía mayor que en En busca del arca pérdida, y es que hay pocos momentos de respiro en esta. En ello también está incluido lo visceral y, para la época, cumple con creces en lo mostrado. El sorbete de sesos de mono o el ritual en el que el sacerdote de Khali arrancaba el corazón a sus víctimas son dos claros ejemplos que han pasado también al imaginario colectivo del cine.

Si tuviera que poner una pega, aunque de verdad pocas hay, la más palpable sería que hay demasiado cambio entre escenas de cómicas y las serias. Y es que hay momentos en el que unas suceden a otras sin corte de ningún tipo. Pero ¿qué es la vida si no eso? Un frágil equilibrio entre humor y drama. Por lo tanto es totalmente digerible.

En definitiva, Indiana Jones y el templo maldito es una genial continuación de las aventuras del arqueólogo cinematográfico por excelencia en la que se elevó la apuesta y cumplió totalmente expectativas.

Yo podría haber sido tu gran aventura.

Artículos similares
Close | Crítica de la película | Filmfilicos

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.