Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas The Little Stranger

En 2015, Lenny Abrahamson dio el campanazo con La habitación, consiguiendo que una cinta más bien humilde llegase lejos, fuese reconocida por la Academia y finalmente se le concediese el galardón a su actriz protagonista, Brie Larson. Sin embargo, desde entonces el director había estado un tanto desaparecido, y no ha sido hasta ahora que indagando un poco, servidora descubrió que, en efecto, tenía una película nueva con un reparto potente y una sinopsis interesante.

Basada en la novela homónima de Sarah Waters, la historia se sitúa en Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial. El Doctor Faraday visita Hundreds Hall, una mansión en la que su madre trabajó como criada. Pero lo que hace tiempo fue una vivienda llena de esplendor, ahora la familia que la habita se encuentra en la ruina y dicen vivir atormentados por una extraña presencia que también habita en la casa.

The Little Stranger

He de admitir que no estoy familiarizada con la novela, pero en este caso en particular no considero que sea un gran impedimento para comentar su adaptación, pues la película en sí tiene más del lenguaje literario que del cinematográfico. Esto es especialmente notorio en el ritmo, pues se trata de un ritmo más bien pausado, pero no contemplativo donde en cada escena se van añadiendo pequeños detalles, donde los personajes se toman su tiempo para responder y donde la voz en off del Doctor Faraday tiene mucho peso en la trama. No se trata de recursos exclusivamente literarios, aunque sin duda en el contexto que se emplea aquí sí parecen más heredados de una novela donde no hay barreras temporales.

Pese a la sinopsis, la cinta es primero un drama y ya una vez puestas las cartas sobre la mesa, sí incluye elementos de terror. Pero se toma su tiempo en presentar los conflictos: Las diferencias entre clases sociales reflejadas a través el Doctor y la familia Ayres, las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial en el pensamiento de la sociedad, las secuelas físicas que deja la misma guerra, los traumas del pasado que parecen ineludibles en el presente o la facilidad que tiene un malestar para propagarse. Y quizá primero en algún momento un tanto inesperado se de el golpe de efecto en el que hace acto de presencia el terror, leve pero intenso. Un malestar cocido a fuego lento, en consonancia con la película, con unos trucos que, aunque estén visto en multitud de ocasiones, están muy bien empleados por muy breves que resulten.

Más allá del aire decadente que se respira en la casa y ciertas características de la literatura gótica, da la sensación de que se podría haber creado una atmósfera todavía más opresiva o con mucha más personalidad si se tiene en cuenta la mansión y la frondosa vegetación de los alrededores por parte de la fotografía o de la banda sonora. La primera porque el aspecto en general tiende a ser apagado, casi gris y representando una aparente normalidad; y en el caso de la música tanto diegética como extradiegética, se escucha a un volumen casi imperceptible. Sin embargo, es cierto que a lo largo del metraje se va generando una creciente sensación de malestar y de que, efectivamente, hay algo maligno entre las paredes de Hundreds Hall.

The Little Stranger

Como no podía ser de otra manera, el reparto cumple con su cometido. Cada uno tiene su momento para lucirse, ya sea de forma más contenida o soltando toda la rabia acumulada, pero al final el peso recae sobre Domhnall Gleeson y Ruth Wilson. El primero porque es el personaje al que más capas se le van agregando a lo largo del metraje, y la segunda porque los efectos corrosivos de la casa son muy notorios en ella, provocándole un viaje de altibajos potente.

Finalmente, ese ritmo tan pausado y que enseña sus cartas de a poco puede resultar frustrante para muchos espectadores, y no soy quién para afirmar con contundencia que al final todo merece la pena, solo puedo añadir que en lo personal no se saca ningún deus ex machina de la manga y es coherente con lo que ha ido narrando. Sigue jugando con la ambigüedad y es tarea del espectador preguntarse quién es el pequeño extraño al que hace referencia el título.

Artículos similares
Ava : Chastain como nunca la habíamos visto

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.