Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Entrevista con el vampiro. Primera temporada

Entrevista con el vampiro

Cuando hace un par de años surgió la noticia de que las Crónicas Vampíricas de Anne Rice serían adaptadas al formato serie no pude evitar emocionarme, pues además de mi amor por los vampiros la película de 1994 basada en el primer libro de la saga se encuentra entre mis favoritas por ser de mis primeras tomas de contacto con estas criaturas bebedoras de sangre y quedar desde entonces marcada de manera inevitable. Tras varios retrasos en el calendario, cambios entre cadenas, vaivenes de nombres detrás de las cámaras, noticias de reparto que caían a cuentagotas y un sinfín de etcéteras, finalmente llegó la primera temporada de la serie Entrevista con el vampiro, una temporada a la que me enfrentaba a partes iguales con miedo e ilusión, pero que una vez vista en su totalidad no puedo hacer otra cosa que dedicar mis mayores elogios a todos responsables por haber logrado un resultado que ha superado por completo mis expectativas.

Basada en la novela homónima de Anne Rice, la historia se centra en Louis de Pointe du Lac y como le relata su vida como vampiro al reportero Daniel Molloy en la actualidad. Louis era un hombre que en 1910 se cruza con el vampiro Lestat de Lioncourt, con quien entabla una estrecha relación y este último le acabará transformando en vampiro, pero el camino elegido será complicado, especialmente cuando llegue Claudia a sus vidas.

No me equivoco si digo que la tarea que tenía esta serie era colosal. Por una parte debía contentar a los fans de las novelas, por otra parte debía atraer a todos los seguidores de la película de Neil Jordan y por último debía crear la suficiente entidad propia para atraer seguimiento entre gente que no estuviera previamente familiarizada con la historia. Personalmente, me encuentro entre los dos primeros grupos, por lo que me podía considerar una seguidora más “purista” con esta historia y a priori los cambios introducidos me generaban muchas dudas. Pero una vez metida de lleno en el juego con propone la serie, me ha resultado imposible no dejarme embelesar por todo lo que la envuelve. Y es que una vez quedan establecidos los cambios más sustanciales, uno cae en la cuenta de que la esencia de la historia es la misma, por lo que no hay motivo para la ira. La base de la historia y los personajes son los mismos y habla muy positivamente de la serie y de Rolin Jones, creador y showrunner de la misma, que esta nueva adaptación sea una historia familiar pero adaptada al contexto actual, una historia de vampiros con todos los ingredientes clásicos que funcionan a la perfección traídos a la década de los 2020s, dándole una pequeña vuelta de tuerca a algo ya conocido.

Entrevista con el vampiro

Ya que los tiempos han cambiado en algunos aspectos a mejor, una de las mayores virtudes de la serie es que sabe que el eje central son sus personajes, por eso se toma su tiempo en construir el vínculo entre Louis y Lestat, una relación que en esta ocasión es abiertamente homosexual sin ninguna clase de tapujo ni subtexto. Y al ser un aspecto tan importante para la historia, así como los cambios de ambientación y para algunos personajes de raza, se les da un contexto muy rico para hablar sutilmente de otros temas así como transformarlos en personajes mucho más complejos de lo que podían ser en la novela original, siendo quizás Louis y Claudia los más grandes beneficiados en esta nueva adaptación. Y a pesar de que por encima de todo la historia es un romance gótico con sus divagaciones, dilemas morales e inherente melancolía, por supuesto que sigue manteniendo los momentos más desternillantes y deliberadamente ridículos así como los más sangrientos sin cortarse ni un ápice, conjugándolos maravillosamente en una amalgama medida al milímetro que reúne lo mejor del terror gótico.

Otro aspecto para tener en cuenta es que también síntoma del mundo audiovisual de universos cinematográficos, universos compartidos o multiversos en el que vivimos, en esta ocasión hay una clara intención de seguir adaptando los textos de Rice más allá de la primera entrega. Con esto quiero decir que los guiños a otras novelas de la saga son sutiles pero constantes, enriqueciendo todavía más la serie para aquellos seguidores más fieles y dando unas pequeñas pistas de lo que puede venir a continuación sin desviar el camino de la historia actual. Además, este detalle de tener toda la mitología de la saga a disposición hace que los personajes no se vean solo a través de los ojos de Louis, quien era el narrador original en la novela y la película, sino que gracias al juego de perspectivas muy inteligente y variado que hace la serie hay muchos más matices y el espectador se llega a cuestionar si Louis tal vez no es el narrador más fiable, añadiendo más suspense a todo el conjunto.

Entrevista con el vampiro

Hablar de los personajes en sí merece su tiempo. Jacob Anderson como Louis, tal y como he mencionado en líneas anteriores, hace un excelente trabajo al aportar matices a su personaje que no estaban presentes en la película, una diferenciación especialmente palpable entre el Louis más cerrado de principios del siglo XX con toda su transformación en vampiro, sus conflictos internos más personales, la tormentosa relación que mantiene con su familia y con el propio Lestat que lo van moldeando hasta llegar al vampiro del presente, mucho más seguro de sí mismo pero también con un punto enigmático que no puede resultar más magnético y el espectador se siente seducido para escuchar su historia hasta el final. En el caso de Claudia, Bailey Bass es capaz de sacar petróleo en cada una de sus escenas, desde una vampira adolescente con todos los problemas de la edad que eso supone y la idealización más temprana de su nueva condición, resultando muy divertida de ver en esta fase, hasta su maduración más forzosa y que la terminara convirtiendo en una criatura muy inteligente y calculadora que no descansará hasta lograr sus objetivos. Eric Bogosian como el reportero Daniel Molloy aquí tiene un papel mucho más activo en lo que a la entrevista se refiere, cuestionando la historia de Louis y la revisión a conveniencia dependiendo de los hechos y resultando deliciosamente sarcástico en el proceso.

Y por supuesto, no puedo dejar de lado a Lestat. Era inevitable comparar el trabajo anterior de Tom Cruise encarnando al mismo vampiro y por mucho tiempo llegué a pensar que su interpretación era insuperable y que Sam Reid tenía un hueco que era muy difícil, por no decir imposible que llenase. Que contenta estoy de decir que estaba completamente equivocada, pues desde su primera escena hasta la última consigue hacer suyo el personaje en todas sus vertientes: el romántico empedernido, el maestro manipulador, el príncipe insolente, el vampiro que vive por y para sí mismo con todos sus caprichos y sus ínfulas o el triste y vulnerable chaval que tan solo busca un poco de compresión. Es contemplar con asombro como el personaje original se ha salido de las páginas de los libros y ha cobrado vida.

En líneas generales, esta serie se ha encargado de borrar de un plumazo cualquier prejuicio que tuviese contra ella, resultando en algo con lo que ni yo misma podía haber soñado y demostrando que se puede transformar algo ya conocido en algo novedoso que todavía tiene mucho que decir en lo que no deja de ser el inicio de una historia muy prometedora. No puedo esperar a ver como todo este universo de Anne Rice cobra vida, ojalá que con los mismos excelentes resultandos a la altura de su ambición.

Artículos similares
No me gusta conducir | Reseña de la serie

Miércoles (Wednesday) - Reseña de la serie

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.