Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Afro Samurai

Bien sabe la gente que me conoce (y ahora cualquiera que lea este post) que me encantan las historias de samurais en cualquier formato. Por mucho que Afro Samurai (tanto el manga original como el presente anime) tuviera ese nombre tan improbable, había captado poderosamente mi atención. Y es de lo que hoy os vengo a hablar, de su primera miniserie de animación japonesa.

En un mundo claramente contemporáneo (e incluso futurista) pero en el que impera un aura al japón feudal, existen dos cintas: la del Nº1 y el Nº2. Estas determinan a los dos mejores guerreros del mundo. El padre de Afro (a quien pone voz Samuel L. Jackson), que portaba la Nº1, fue asesinado por Justice (Ron Perlman), portador de la Nº2. Desde entonces, Afro ha dedicado su vida a versarse en el arte de la espada para poder conseguir la cinta Nº2, y con ella retar a Justice y vengar a su padre.

Afro Samurai

El apartado visual de este anime es sencillamente brillante. Todo está envuelto en un constante blanco y negro el cual solo vemos acompañado en los momentos más frenéticamente sangrientos por el rojo. La banda sonora corre casi en su totalidad a cargo del rapero RZA, cuyos temas se amoldan sorprendentemente bien a todas las escenas.

Detrás de esta producción hay ciertas celebridades como las que he mencionado un poco más arriba, y a las que habría que añadir a Kelly Hu como Okiku. Lamentablemente no se profundiza tanto en su papel como en el resto, siendo también su personaje una gran baza. La dirección de esta miniserie de 6 episodios recae en Fuminori Kizaki y Jamie Simone basándose en el manga original de Takashi Okazaki, todo ello con la ayuda del estudio Gonzo.

Afro Samurai

La producción tiene ideas muy buenas que están todas a plena vista, pero la base de la trama no es más que una de venganza. Con esto no quiero decir que sea mala la historia que nos cuenta, si no que hay ciertos temas que se podrían haber explotado mucho más. También puede sacar un poco de la visualización lo exagerada que puede ser a veces, teniendo en cuenta que estamos ante un festival sangriento tan crudo como suena.

En definitiva, una miniserie con un gran apartado visual y sonoro, aparte de tener un trasfondo genial, pero no va más allá de una historia de venganza. Se pasa un buen rato, sí, pero da la sensación de que puede ofrecer mucho más.

No es nada personal, solo es venganza.

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.