Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Películas clásicas para celebrar la Navidad

Películas clásicas para celebrar Navidad recomendadas por Zulay

Época de nostalgia, amor, buenos deseos y propósitos de ser mejores personas. Odio la Navidad. Es así, lo siento, el Grinch a mi lado es una abuelita que espera con ilusión reunir a todos sus nietos para darles billetitos doblados a escondidas como si fuera droga. No obstante, hay algo de la Navidad que me gusta: las películas navideñas. De las clásicas en blanco y negro a las que pone Antena 3 a la hora de la siesta. Las películas del género historia de Navidad comparten una serie de cualidades que las hacen únicas:

  1. El o la protagonista empiezan odiando estas festividades. Puede ser por un trauma del pasado, un amor perdido o simplemente porque son personas amargadas que odian ver felices a los demás.
  2. Una niña encantadora que sigue creyendo en la magia.
  3. Un accidente que lo cambia todo.
  4. Etapa de calvario en el viaje del héroe donde debe enfrentarse a sus miedos más profundos.
  5. La recompensa y la vuelta a casa. El desafío ha cambiado todo y por fin ha entendido el verdadero significado de la Navidad.

Si una cinta no cumple con estos requisitos y se intenta posicionar como navideña, desconfía. También es sospechoso que no aparezca Papá Noel haciendo sus cosas: repartir regalos, hablar con sus renos o cumplir deseos de niños huérfanos.

Dicho esto, os dejo una selección de películas para que podáis desconectar estos días o dormir una buena siesta con villancicos y chimeneas crepitando de fondo.

Qué bello es vivir

Me cuesta ser objetiva con esta película porque está vinculada a uno de mis recuerdos bonitos de Navidad (ese que, si protagonizara una película, me haría recobrar la ilusión en la magia y los finales felices). Dirigida y producida por Frank Capra, cuenta la historia de George Bailey (interpretado por el gran James Stewart) el hombre más bondadoso del mundo. George cuida de los suyos y del negocio familiar, una compañía de empréstitos (me encanta esta palabra) creada por su padre, George vive anteponiendo siempre el bienestar de los demás al suyo propio. Siendo niño, el bueno de George, se enfrenta a dos retos que cambian para siempre su vida (el desafío ante el que el héroe crece).

Los años pasan y la vida no deja de tratar mal al bueno de Bailey, mientras él se empeña en hacer el bien, el malvado Henry F. Potter, el hombre más rico del pequeño pueblo en el que viven, hace todo lo posible por destruir sus buenas acciones. Hasta que un día George se cansa, porque los héroes son héroes, pero también personas con cuentas pendientes. Y decide acabar con todo. En ese momento, su ángel de la guarda, Clarence Odbody (Henry Travers) cae literalmente del cielo para salvarlo (y salvarse). El camino que recorren juntos está lleno de momentos tragicómicos que me recuerdan por qué me enamoré del cine.

“Tienes el aspecto del ángel que me merezco” George Bailey

La gran familia

Esta película tiene sabor a tortas de manteca merendando con mis primos, es así, la sinestesia en ocasiones recorre caminos bastante absurdos. ¿Quién no recuerda a ese abuelo atormentado (Pepe Isbert) gritando en medio de la Plaza Mayor de Madrid aquello de “Chenchoooo”? Bueno, probablemente el 90% de los jóvenes no tengan ni idea de que hablo porque esta cinta de 1962 dirigida por Fernando Palacios se nos ha quedado un poquito desfasada.

La idea de familia tradicional ha evolucionado para adaptarse a la sociedad actual y los valores que presenta suenan a una época ya lejana (por suerte para todos) pero esta cinta que narra las penurias y alegrías que vive una familia numerosa sigue conservando la magia que habita en el cine de antaño.

Gremlins

Si hablamos de clásicos, hay que incluirla. Joe Dante dirige esta cinta producida por Steven Spielberg en la que humor y terror se mezclan con la Navidad de fondo. Es una alternativa divertida y original para pasar las fiestas “en familia”. No se me ocurre nada ingenioso que decir.

Son monstruos que parecen peluches adorables y si los mojas o les das de comer, te matan.

 

Eduardo Manostijeras y Pesadilla antes de Navidad

Realmente lo único que recuerdo que tiene la primera de navideña es la nieve que cae alrededor de Winona Rider, pero la he visto recomendada por ahí y me he acordado de lo bonita y trágica que era. Eduardo (Johnny Depp) tiene tijeras en vez de manos. Su creador murió y lo dejó solo en una mansión enorme donde vive abandonado, sin nadie que lo cuide y le enseñé lo que significa amar. Es un cuento de hadas tenebroso, siniestro y lleno de belleza que merece la pena revisitar en estas fechas.

La otra comienza en Halloween, pero pronto deriva hacia un paisaje navideño en el que nada es lo que parece. Jack Skellington y su perro, se enfrentan a aventuras para descubrir qué significa esta festividad y por qué todo el mundo se empeña en celebrarla.

Películas clásicas para celebrar Navidad

Tim Burton tenía la capacidad de darle la vuelta a la realidad presentando historias que habíamos visto miles de veces, de una forma que jamás se nos habría ocurrido imaginar.

 

Solo en casa

Hace poco Macaulay Culkin, el niño omnipresente en las pelis de los 90, recibió su estrella en el paseo de la fama de Hollywood. Allí estuvo presente Catherine O’Hara, que interpretó a su madre en las dos películas de Solo en Casa. Un reencuentro precioso, ella habló de Macaulay con mucho cariño y yo pensaba “claro, claro, pero que te lo dejaste olvidado en casa, EN NAVIDAD”

Y es que por muchos años que pasen ese trauma no se supera. Kevin McAllister cumplió nuestro sueño infantil de hacer lo que nos diera la gana sin nadie que nos controlara mientras planificaba ingeniosas trampas para enfrentarse a los ladrones. Puede que pienses que te la sabes de memoria, pero no, siempre seguirá ahí para sorprendernos y hacernos reír.

El Grinch

Jim Carrey da vida a este misántropo que vive exiliado odiando a todos menos a su perro Max. Se supone que su corazón es tan pequeño que no puede querer a nadie, así que dedica sus días a desquiciarse con lo que hacen sus vecinos, sobre todo cuando preparan la Navidad y tiene que oír sus cancioncitas felices. Hasta que llega una pequeña y bondadosa niña (elemento clave en cualquier peli navideña, os lo dije) que quiere conocer a ese ser verde y malvado. También hay una versión animada de El Grinch (2018) por si Carrey no te apasiona tanto como a mí.

Es una historia bonita sobre el verdadero sentido de la Navidad: entender que en realidad este personaje verde y odioso no es tan, tan malo y a lo mejor es que el resto del pueblo son malas personas y se merecen lo peor.

Love Actually

Las nuevas generaciones han juzgado muy duramente esta historia de amores y desamores en medio de villancicos y trajes de Papa Noel. Es cierto que si eres Keira Knightley y estás tranquilamente viendo la tele y llega un señor a acosarte con cartelitos, de noche, en la puerta de la casa que compartes con tu marido, que además es su mejor amigo, tal vez no debería ser el mejor ejemplo de amor verdadero. Pero si tenemos en cuenta que después ese señor (Andrew Lincoln) se despertó en un hospital en medio de un apocalipsis zombi, a lo mejor no deberíamos juzgarlo tan duramente.

Love Actually cuenta con mayor elenco de famosos nunca visto en una comedia navideña, Hugh Grant, Colin Firth, Laura Linney, Emma Thompson, Alan Rickman, Bill Nighy y hasta Liam Neeson que, en vez de matar gente, ayuda a su hijo a creer en el amor verdadero. Historias entrelazadas sobre amores cotidianos. Puede no ser la mejor, pero aunque han pasado muchos años, todavía hay veces que llego a un aeropuerto y recuerdo esa escena inicial.

El apartamento

Nunca la habría recomendado como película navideña y cuando la he visto en un recopilatorio he pensado ¿y por qué no? Billy Wilder creó una comedia medio romántica medio dramática en la que Jack Lemon muestra lo trágico y cómico de lidiar con la soledad en las fechas en las que todo el mundo parece tener una vida perfecta.

Esa soledad que acaba cuando aparece ella, Shirley MacLaine, y todas las frases de película de romántica, cobran sentido.

“Yo vivía como Robinson Crusoe, era un náufrago entre ocho millones de personas, hasta que un día vi pisadas en la arena y la encontré a usted”.


Hasta aquí mi listado caótico y sin sentido de películas navideñas para enfrentar estos días de paz, amor, felicidad y buenos deseos con una dosis de cine.

Si no te convencen o ya te las sabes de memoria, en Filmfilicos hemos preparado un especial de Navidad 2023 donde puedes leer críticas de películas navideñas como Una Navidad en Hollywood o Esta Navidad es una ruina y recomendaciones originales como que te pongas La vida de Brian, que no será navideña, pero habla de Jesucristo y sin él y, probablemente, sin el pobre de Brian, no tendríamos nada que celebrar.

Reflexionemos sobre ello y Feliz Navidad.

Artículos similares
20 días en Mariúpol

El color púrpura | Oscars 2023

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.